De juventud 1/2

Por Manuel Morillo.

En los últimos años se ha estado debatiendo mucho acerca de los problemas que afectan a la juventud, pero en realidad, ¿quieren las autoridades buscar verdaderas soluciones a las cosas que están llevando a nuestros jóvenes por caminos inciertos, que la mayoría de las veces terminan en cárceles, hospitales y/o la muerte?

En estos momentos que algunos han estado pidiendo la clausura del Ministerio de la Juventud, nos preguntamos: ¿Es efectivo dicho Ministerio?
Sería bueno investigar si a jóvenes en los barrios, en algún momento, este Ministerio, que maneja un presupuesto como tal, ha intervenido positivamente en sus vidas.
Creemos que debe existir este Ministerio pero proyectado a emprenser políticas sociales que vayan a atacar de una manera precisa los problemas por los que pasan nuestros jóvenes en el país.
Una posible solución, según nuestro entender, sería: la creación de centros de capacitación, en los que, después de capacitados éstos jóvenes, éste Ministerio, les procure colocación, tanto en las empresas públicas, como en el sector privado, de acuerdo a sus aptitudes y prepapración de cada uno de ellos.
Asimismo, creemos también, que luego de colocados éstos jóvenes, el Ministerio de la Juventud, debería velar también porque los mismos, se creen cultura de ahorros, así como la formación de cooperativas en los diferentes medios donde se desenvuelvan dichos jóvenes.
Estos son algunos de los planteamientos en los que humildemente podemos recomendar, y así, quién sabe, el día que nuevas voces pidan el cierre de este Ministerio dedicado a la problemática de la juventud, ¿por qué no debieran ser nuestros jóvenes sus mayores defensores?

Comments

Share