¿Hipólito con el bajo mundo? No, señor Senador…

Por Ramón Encarnación -Director-.

Hay que tener una mentalidad muy perversa, malsana y corrompida, para pensar siquiera, que el agrónomo Hipólito Mejía, ni en pensamiento, se ligue a gente del bajo mundo, como lo ha querido hacer el señor Senador de la provincia Peravia, Baní.

Mencionar su nombre asquea, al igual que otro, que en otros tiempos, quiso hacer lo propio,  en contra del doctor Peña Gómez y nos referimos a uno de los hombres más perverso que ha parido la República Dominicana en toda su historia.

¡Bien por usted, agrónomo Hipólito Mejía! Lleve este asunto hasta sus últimas consecuencias. Ya está bueno para que gentes tan abominables como éstas, sigan enlodando honras ajenas, como siempre lo han hecho el “advocatus diabolis! (abogado del Diablo) y “La vieja Belén”, ahora devenido en legislador.

Con gentes como éstas, es para que cualquier dominicano decente, prefiera haber nacido en Namibia o Gambia, por ejemplo, para no tener que compartir espacio y nacionalidad con basiliscos como ellos y que nos excusen los basiliscos…

Follow me on social media:

Comments

Share