¿Quiénes se acuerdan del gofio? Ja, ja, ja…

Por Clau Encarnación -Editora Senior-.

El alimento conocido como gofio, ñaco, harina tostada, cocho o pinole, es una harina no cernida de cereales tostados que se usa en varias preparaciones alimenticias. Su apariencia es similar a la de la harina blanca pero con un tono más oscuro o amarillento, dependiendo esto de su composición exacta y del grado al que haya sido tostado.

Es un alimento que existe en muchas partes del mundo y en diferentes maneras. Es popular como alimento en Argentina, Chile, Cuba, España (Canarias), Estados Unidos, Nicaragua, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Se trata de un alimento prehispánico, de origen bereber, consumido por los aborígenes canarios (guanches) como parte fundamental de su dieta. En Tenerife se le denominaba ahoren, pero era en las islas de Lanzarote y Gran Canaria donde se utilizaba la palabra que se conserva hasta nuestros días.1 Este alimento se consumía con anterioridad a la llegada de los conquistadores europeos a las Islas Canarias, elaborando los aborígenes canarios gofios de cebada, trigo y también de rizoma de helecho. Posteriormente se incorporaron nuevos ingredientes, como el centeno y el maíz (conocido como “millo” en Canarias y procedente de América). El gofio es una mezcla de granos tostados y molidos a la piedra a la que se le añade una pizca de sal. Cabe destacar que en Venezuela, al elaborado con maíz, se le da el nombre de “fororo”.

Follow me on social media:

Comments

Share