Miguel Vargas se mató como Chacumbele; él solito…

RAMON ENCARNACIÓNEDITORIALPor Ramón E. Encarnación –DIRECTOR-.

Quienes hemos leído algunos textos políticos, al menos, El Príncipe de Nicolás Maquiavelo, sabemos de una de las máximas políticas del florentino, la cual dice: “El príncipe que con sus fuerzas hace perpetuar a otro príncipe, caba su propia tumba, porque estas mismas fuerzas serán utilizadas en un futuro en contra del príncipe benefactor”.

Al parecer, Miguel Vargas solo sabe de muchos números y negocios, pero en política, es un estudiante quemado.

Porque, además de lo debilitado que está su PRD y ahora  con la posposición de su candidatura  y aspiraciones, ¿quiénes de los que aún están a su lado se mantendrán por mucho tiempo, sin tener la  esperanza de que su jefe pueda llegar a la presidencia de la República?

Muchas han sido las “metidas de patas” de Miguel Vargas, pero sus últimas acciones, han sido sus enterradoras, como fue el caso de sacar del padrón del PRD a un millón y tantos militantes, incluyendo dirigentes tradicionales de ese partido.

Aunque él en su discurso no se refirió al caso, el tiro de gracia le dará Miguel al PRD, cuando en la boleta del 15 de mayo del año entrante, aparezca la cara de un candidato que no sea el de ese partido.

Do quiera que esté Peña Gómez, debe estar arrepentido de haber conocido a Miguel Vargas y otros que están a su alrededor, como es el caso de Doña Peggy Cabra, esposa del difunto Peña Gómez. Simple y llanamente…

Comments

Share