En 1987, político de EEUU se suicidó en vivo mientras dictaba conferencia. VIDEO…

Robert “Budd” Dwyer (21 de noviembre de 1939 — 22 de enero de 1987), mejor conocido como R. Budd Dwyer, fue un político estadounidense nacido en St. Charles, Missouri. Dwyer es conocido principalmente por suicidarse mientras concedía una conferencia de prensa televisada en vivo.

El 22 de enero de 1987,  un día antes de su sentencia, Dwyer convocó a una conferencia de prensa para “proporcionar una actualización sobre la situación.” Muchos esperaban que Dwyer anunciara su renuncia al cargo.

En la conferencia, un agitado y nervioso Dwyer, declaró nuevamente su inocencia y afirmó que no renunciaría como tesorero estatal. Estas fueron sus últimas palabras:

Durante los primeros años de la década de 1980, empleados del estado de Pensilvania sobrepagaron millones de dólares en impuestos. Como resultado, el Estado comenzó a solicitar ofertas para la tarea de hacer cálculos e indemnizar a cada empleado.

Una empresa, la Computer Technology Associates, cuyo dueño era John Torquato Jr., usó sus contactos en el área de Harrisburg y una serie de sobornos para obtener el contrato con valor de $4.6 millones. Un memorándum anónimo que llegó a la oficina del gobernador, describía el cohecho que había tenido lugar.

A finales de 1986, Dwyer fue acusado de haber aceptado un soborno de $300,000. Una petición les fue hecha a Torquato y William Smith (abogado de Torquato) así como también la esposa de Smith, que les exigía testificar en contra de Dwyer. Esto, combinado con la negativa del gobierno para nombrar a cómplices inculpados en el caso, dificultó a Dwyer su defensa. Durante este tiempo, el procurador de distrito de los Estados Unidos ofreció a Dwyer una oferta que implicaba una sentencia de un máximo de 5 años, a cambio de una petición por escrito de culpabilidad, dimisión, y cooperación en la investigación. Dwyer rechazó la oferta, y más tarde fue declarado culpable pero continuó profesando vehementemente su inocencia. Bajo la ley estatal, Dwyer seguiría sirviendo como tesorero oficial hasta su sentencia que posiblemente sería de 55 años en prisión y una multa de $300,000.

Follow me on social media:

Comments

Share