RD ha tenido 56 presidente y 13 se han repostulado…

ALGO DE HISTORIA.- Cincuenta y seis hombres han dirigido los destinos de República Dominicana tras una lucha que culminó con la instauración de un país soberano. Los ideales  y las acciones de estos gobernantes los recopila la historia para que, a través de los años,  todas las generaciones puedan tener conocimiento de esta de manera que se reconozcan los aciertos y no se repitan los errores.

Los presidentes dominicanos han sido militares, médicos, hateros, empresarios, farmacéuticos, abogados, agrónomos, ganaderos, periodistas, escritores, sacerdotes, economistas,  agricultores e incluso hubo uno que no sabía leer, pero que por sus habilidades como militar mereció la distinción. 

A propósito del proceso de elecciones al que será sometido el país el próximo 16 de mayo, LISTIN DIARIO.com hace un resumen de sus formas de gobierno.

Pedro Santana, militar, fue el primer presidente que administró las arcas del país, bien recordado por unos y mal valorado por otros. Representaba el grupo social Los Hateros y tuvo un papel protagónico durante la batalla de consolidación de la naciente Republica el 19 de marzo de 1844.

Sin Embargo, su gestión de gobierno se vio marcada por la persecución de la que fueron objeto  los duartianos, el fusilamiento de Francisco del Rosario Sánchez, el asesinato de María Trinidad Sánchez y, la anexión a España con la excusa de un protectorado.

 Para el historiador, ganador del premio Nacional de Literatura, Tony Raful, Pedro Santana era la “negación del pensamiento político de Duarte”, debido a que “gobernó el país desde un punto de vista caudillista, autoritario, donde predominaron los intereses apátridas”.

A simple vista parece un inicio desafortunado. No obstante, existen relatos dignos de ejemplo como la historia del General Gregorio Luperón, quien luchó en contra de la anexión, y además fue  presidente provisional. Era un hombre con sentido patriótico y de valor en el uso de las armas y las estrategias de guerra que hizo grandes aportes a la clase periodística y a la literatura.

Los  elegidos democráticamente o con una  administración libre

Durante el siglo XIX la recién nacida soberanía enfrentaba conflictos internos. Los presidentes eran elegidos o por una Junta Gubernativa o por la preponderancia que adquirían durante las peleas de las batallas que se libraban en favor de la reconfirmación de la Republica.

Incluso surgían gobiernos que se instauraban en algún punto del país, gobernados por caudillos que habían nacido en el lugar. 

Al analizar esos períodos presidenciales para a ser una constante el poco tiempo de gestión de aquellos gobiernos democráticos. Por ejemplo, Manuel Jiménez, segundo presidente constitucional durante 8 meses.

 José Desiderio Valverde fue presidente durante 1 año y un mes, llegó a la presidencia después que comerciantes cibaeños  acusaron de cometer  fraudes a Buena Ventura Báez,  y optaron por desconocer, a través de un manifiesto público, el gobierno de Báez e instaurar uno provisional comandado por Valverde.

A su gestión se le adjudica la creación de la primera constitución democrática en la historia del país: La constitución de Moca. Esta establecía por primera vez el voto universal, eliminaba los poderes del presidente, prohibió la reelección presidencial consecutiva y Santiago pasaba a ser la capital de la República, entre otras medidas.

Luego de que el país superó la guerra de la anexión, el primer gobierno restaurador fue el de José Antonio Salcedo, quien mereció la distinción por haber sido el jefe de operaciones en los últimos días en que trataban de recuperar la soberanía que Santana le había arrebatado al pueblo dominicano con la anexión. Permaneció en el poder por un año y dos meses.

Gaspar Polanco, era un jefe guerrillero encargado de la defensa de Puerto Plata, no sabía leer y su gobierno fue el segundo mandato restaurador también fue elegido democráticamente, su administración fue de solo tres meses.

 Francisco Espaillat, de acuerdo con el Archivo General de la Nación, “entendió la política solamente como medio de servirle a la sociedad y tuvo fe ciega en la virtud salvadora de los principios éticos”, gobernó solo por seis meses.

Según cuenta el historiador, Filiberto Cruz Sánchez, en su libro Historia Moderna y contemporánea de la República Dominicana tomo II,  El general Gregorio Luperón  significó un período de tranquilidad para el pueblo dominicano, debido a que con  su gobierno se  puso fin a los enfrentamientos entre caudillos regionales.

Por otro lado, Fernando Arturo de Meriño, Sacerdote, orador, congresista, político y escritor comando el Estado 2 años. 

Raful dijo que  la primera gestión de gobierno de Ulises Heureaux (Lilis) estuvo acorde con los ideales del Partido Azul y  de Luperón.

El profesor Juan Bosch es otro presidente elegido libremente a través de elecciones. La campaña realizada por Bosch fue dirigida a la clase campesina, que representaban el 70% de la población.

El profesor Bosch representaba al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), ganó las elecciones de 1962 y fue juramentado el 27 de febrero de 1963.

De inmediato, anunció un plan de austeridad en la administración pública para equilibrar el presupuesto Nacional, redujo los sueldos de los funcionarios públicos, incluyendo el del presidente, entre otras medidas que beneficiaban al Estado Dominicano. A pesar de ese inicio, su gobierno solo duró 7 meses.

Francisco Alberto Caamaño, es el protagonista de la revolución de Abril de 1965. El AGN narra que “el 4 de mayo de 1965 el Congreso Nacional, integrado por diputados y senadores que habían sido depuestos por el golpe de Estado en contra de Juan Bosch, lo eligió presidente de pueblo en armas”.

El turno de Antonio Guzmán a la presidencia, también fue de manera democrática, permaneció en el poder por cuatro años,  los cuales fueron calificados por el ganador del Premio Nacional del Literatura, como democrático y lleno de libertades.

Los gobiernos de Salvador Jorge Blanco, Leonel Fernández, Hipólito Mejía y Danilo Medina fueron escogidos por la población dominicana a través de elecciones organizadas constitucionalmente.

Reelección consecutiva o escalonada.

La reafirmación gubernamental parece ser de interés para los presidentes de turno. De los 56 que ha tenido la República, trece se han repostulado. Lo que les ha dado la posibilidad de manejar el país por más tiempo, en la mayoría de los casos de manera negativa para la nación.

Para el politólogo Daniel Pou la reconfirmación indefinida ha sido la más nociva para el país, debido  a que crea una permanencia de grupos de poder en torno a la figura presidencial.

En relación al tema, Pou dijo que la reelección presidencial tiene varias modalidades, una es consecutiva y la otra es escalonada.

El general José María Cabral fue presidente de la República cuando fruto de la guerra restauradora el país quedó gobernado por diferentes caudillos regionales. Cabral se quedó con el poder en el sur, cuenta el historiador Filiberto Cruz en su libro.

Sin embargo, con el apoyo de Gregorio Luperón, Cabral se repostuló tras la resolución del triunvirato, a través de unas elecciones a las que se les dio apariencia de legitimas. Su nuevo gobierno, esta vez, permaneció por dos años.

El general Pedro Santana aspiró a la presidencia y ganó cuatro períodos. Buena Ventura Báez se reeligió cinco veces.

Ignacio María Gonzales obtuvo la presidencia el 6 de abril de 1874 hasta 23 de febrero de 1876, mas tarde, en 1878 regresa, esta vez solo por unos meses. 

Alejandro Woss y Gil, Juan Isidro Jiménez y Héctor Bienvenido Trujillo Molina optaron por la presidencia en dos oportunidades.

El doctor Joaquín Balaguer superó a Báez en sus reelecciones. Balaguer era el presidente al momento del ajusticiamiento de Trujillo, luego regresó a la presidencia por 12 años ininterrumpidos y, finalmente, por 10 años. 

Rafael Leónidas Trujillo Molina fue presidente durante 30 años tras los cuales recurrió a la estrategia de usar presidentes “títeres” para de alguna forma continuar dirigiendo los destinos del país. 

Ramón Cáceres representó un gobierno dictatorial y de mano dura.

De igual forma, se han visto afectados por la ratificación aquellos presidentes que, en su primer período, gobernaron en consonancia con los intereses del Estado, como fue la gestión de Horacio Vásquez, quien fue presidente en varias ocasiones de manera escalonada. 

Su gobierno se caracterizó por impulsar el desarrollo del país durante su primera gestión. Sin embargo, su ambición por permanecer en el poder produjo el levantamiento de un Movimiento Cívico que ocasionó lo que se conoce en la historia como la Revolución del 23 de febrero, la cual culminó con su derrocamiento.

Ulises Heureaux (Lilis), tras su repostulación, instauró una dictadura de gobierno, de la cual Raful destacó sus aportes.

 “No puedo negar que, durante su dictadura, se impulsaron acciones positivas en el  país, como lo fue el ferrocarril central, como tampoco se puede negar la crisis económica en la que hundió el país con las  famosas papeletas de Lilis, los empréstitos onerosos con compañías inglesas y norteamericanas”.

Leonel Fernández fue presidente por primera vez desde 1996 hasta el 2000, más tarde vuelve a optar por la presidencia, y en el año 2004-2008  se reelige para el período 2008-2012, siendo electo de manera consecutiva de forma constitucional.

Cualidades de los presidentes

Así como los presidentes nacionales han tenido formas de gobierno que los acerca o aleja del sentido patrio nacional también han tenido capacidades como persona.

No han faltado presidentes con una inmensa capacidad mental, intelectuales como Leonel Fernández Reyna, quien es calificado por Raful “como un caballero de la política”. “Uno de los mandatarios con mayor formación y cultura”.

“Y claro, como no mencionar al grande, el profesor Juan Bosch, fue un hombre dotado de luces, cultura, con sentido patrio, así como, Francisco Henríquez Y Carvajal”, señala. 

A juicio de Raful,  el arzobispo Fernando Arturo de Meriño, Salvador Jorge Blanco, José Rafael Molina Ureña, Juan Isidro Jiménez, Héctor García Godoy, Manuel de Jesús Troncoso de la Concha fueron presidentes con capacidad de intelectual.

Tony Raful calificó al doctor Joaquín Balaguer como un presidente intelectual, pero además como “permisivo” por todos los escándalos de asesinatos en su gobierno, de los cuales, durante su gestión, no hubo ningún sometimiento a la Justicia.

De acuerdo con el escritor, durante la gestión de Balaguer hubo más personas desaparecidas que durante la Revolución de Abril.

Pero los dominicanos también tuvieron presidentes con una mentalidad sangrienta, y durante su gobierno pusieron en evidencia todo ese potencial negativo en contra de los ciudadanos de los cuales incluso fueron sus compañeros en algún momento; Lilis, Trujillo y Santana, de acuerdo con Raful, son algunos representantes de las épocas más dolorosas vividas por el pueblo dominicano.

Los que desaparecieron físicamente estando en el poder

La muerte sorprendió a algunos presidentes mientras dirigían los destinos del país, como la desafortunada partida de Silvestre Antonio Guzmán Fernández (quien se suicidó), Ulises Heureaux (fusilado en Moca) y Jacinto Bienvenido Peynado.

FUENTE:Diariolibre.com/Evelyn Francisco

Comments

Share