El jugador de la NBA que quería ser narcotraficante

El ex basquetbolista de Los Ángeles Lakers presentó su libro autobiográfico en donde cuenta que a los nueve años ya utilizaba armas de fuego y a los 11 vendía drogas

Si había una historia que termine de ratificar al deporte como una de las principales armas contra la droga y la delincuencia en el mundo es la de Caron Butler.

El jugador de Sacramento Kings contó en su autobiografía las dificultades que tuvo que atravesar durante su niñez y pubertad en la ciudad de Wisconsin, en donde fue detenido 15 veces en sus primeros 15 años de vida.

En el barrio de Racine encontró el baloncesto como un pasatiempo mientras que: “El verdadero objetivo estaba en las calles, tratando de sobrevivir y ganar dinero“.

A los 9 años comenzó a manejar armas de fuego y a los 11 ya vendía drogas que le permitían ganar alrededor de 10.000 $, según cuenta en su libro titulado “Mi viaje de la calle a la NBA“.

A LOS 15 AÑOS FUE DECLARADO CULPABLE POR GUARDAR UNA PISTOLA Y COCAÍNA EN SU ARMARIO DE LA ESCUELA

Además, el texto detalla historias de tiroteos, persecuciones de autos, las muertes de sus amigos y los 11 meses que pasó en la escuela Allen Ethan, tras ser declarado culpable por tener una pistola y cocaína en su armario de la escuela a los 15 años.

Curiosamente, sólo un único capítulo está dedicado a sus años de la NBA, ya que el texto le brinda más páginas a los miembros de su familia y a las relaciones que él tenía con ellos.

Al salir de la escuela Allen Ethan, la policía le encontró crack en su garaje y casi vuelve a caer preso. Sin embargo el policía Rick Geller confió en su inocencia y en que le habían implantado la droga, y lo dejó libre: “(En Racine) Usted puede caminar por la calle y ver una bolsa de Doritos que se hizo una bola. Pero si usted lo toma, puede haber algo en ella. O usted puede caminar por el callejón y ver diferentes garajes y puertas abiertas y esas cosas, y es posible toparse con un montón de cosas que no se suponía que tropezar. Por lo tanto, yo no estaba buscando esas cosas. Pero estaba consciente de mi entorno”, explica el ex Miami Heat en su libro.

Además, Bulter cree que si no fuese por el baloncesto: “En el peor de los casos estaría muerto y en el mejor de los casos probablemente estaría encarcelado“.

Cuando dio sus primeros pasos en la NBA, emitió tres cheques para los narcotraficantes con los cuales frecuentaba y rompió todo tipo de relación con ellos, a pesar de que supo que su proveedor está en prisión afrontando una pena de 10 años, a pesar de haber recibido su ayuda monetaria.

Según el propio Butler en ese ambiente: “Hay algunas personas por ahí que tienen buen corazón y buenas intenciones y que está tratando de mejorar su auto y simplemente van por el camino equivocado. Sólo necesitan una buena dirección”. FUENTEINFOBAE

Comments

Share