JUAN TH les entra a los tránsfugas o “cambia chaquetas”…

ALCARRIZOSDIGITAL.NET.-

En su más reciente artículo, el veterano periodista Juan Taveras Hernández les entra a los tránsfugas o “cambia chaquetas”, como también se los conoce a los políticos sin vergüenza, que son la mayoría en el país. VEAMOS EL ARTÍCULO IN EXTENSO.

Durante más de 14 años un proyecto de ley de partidos políticos ronda el Congreso que  controla en su totalidad el Partido de la Liberación Dominicana, en el poder 16 de los últimos 20 años. Para mantener la compra de conciencias y de voluntades no le interesa la ley de partidos. El PLD no quiere controles. Al PRD, convertido en letrina política, tampoco.

¿Cuánto vale un Tránsfuga?

Por JUAN TH

El transfuguismo “forma parte del descenso de los niveles éticos y estéticos en la política. Cambiarse de partido es un acto cada vez más usual y rutinario. Se lo hace sin aflicción, sin remordimiento, sin reproches de conciencia. Es parte del oportunismo político que campea con desfachatez en la vida pública. Ciertos individuos suponen que el partido es una suerte casa de cita en donde se puede dormir una noche y salir de ella al día siguiente…”, afirma Rodrigo Borja en su Enciclopedia de la Política.

En la República Dominicana, como en muchos otros países donde la política se ha degradado perdiendo su valor ético y moral, el transfuguismo se expresa, no en el cambio de idea sobre un tema cualquiera, a lo que todos tenemos derecho, sino en prebendas y privilegios económicos.

Un tránsfuga es una especie de traidor que alquila, presta o vende sus ideas o simpatías políticas en busca de beneficios personales o grupales sin importarle las consecuencias, que en nuestro país son nulas.

Los tránsfugas los encontramos en el Congreso, diputados y senadores votando por proyectos y resoluciones contrarias a los de sus respectivos partidos por el cofrecito, el barrilito y otras prebendas.  

Los vemos también en los partidos durante las campañas electorales. El dinero del presupuesto nacional  fluye por debajo de la mesa. El tránsfuga lo acepta sin ningún rubor y sale a la calle sin importarle lo que digan los demás. Es un desvergonzado, descarado y vil que perdió –si alguna vez los tuvo-  sus valores morales.

El cambio de chaqueta, como le dicen en algunos lugares al transfuguismo, es una práctica desleal que debilita el sistema de partido y la democracia misma creando incertidumbre y desconfianza en la gente provocando una abstención cada vez mayor durante las elecciones.

Un “chaquetero”, “oportunista” o “tránsfuga” prostituye la política, la convierte en un estercolero o pocilga donde solo caben ellos. Merecen el repudio de todos los ciudadanos decentes y honrados. El pueblo debe odiarlos, considerarlos sus enemigos.

Mantener una relación de amistad con un tránsfuga, llamarlo por teléfono, estrechar su mano, es complicidad. El tránsfuga merece aislamiento, repudio, odio, no aprecio ni solidaridad. Un canalla, traidor, debe ser tratado como tal.

No estimulo, ni respaldo el transfuguismo de ningún partido, esté en el gobierno o en la oposición. Esa práctica es perjudicial para la democracia. El transfuguismo, venga de donde venga, es malo.

Durante más de 14 años un proyecto de ley de partidos políticos ronda el Congreso que  controla en su totalidad el Partido de la Liberación Dominicana, en el poder 16 de los últimos 20 años. Para mantener la compra de conciencias y de voluntades no le interesa la ley de partidos. El PLD no quiere controles. Al PRD, convertido en letrina política, tampoco.

A pesar de la instancia de la sociedad civil, los medios de comunicación y de los partidos de oposición, el gobierno no aprueba la ley para lo cual no requiere de nadie más. Tiene la fuerza en el Congreso para conocer y promulgar la ley, como hizo con el proyecto reeleccionista, que en 24 horas se aprobó.

¿Cuánto vale un tránsfuga? Depende de su cotización en el mercado de las pulgas y las garrapatas de los partidos. Depende de su nombre y de la posición jerárquica que ocupe en  tal o cual partido a la hora de venderle su conciencia y su alma al peor postor. ¡Al Diablo!

(Nadie se le vende al mejor postor. En materia de transfuguismo no existe “el mejor postor”, siempre es al peor, sea quien sea, del gobierno o de la oposición)

 

Comments

Share