WILFRIDO VARGAS es más que un trompetista; tenemos un literato…


PEDRO MIR Y WILFRIDO VARGASLITERATURA Y MÁS.- Luego que leyéramos un artículo del afamado merenguero Wilfrido Vargas, nos dimos cuenta que en él, tenemos más que a un trompetista que hace merengues y ritmos tropicales. Tenemos en Wilfrido un literato natural. Narra en este artículo cómo entrevistó a Don Pedro Mir y eso queremos compartirlo con nuestros lectores. LEAMOS IN EXTENSO DICHO ARTÍCULO

DE CÓMO WILFRIDO CONOCIÓ A DON PEDRO MIR, EL POETA NACIONAL… 

BOGOTÁ, COLOMBIA. Me obligo a comenzar estas líneas, citando las primeras palabras que pronuncié, cuando debuté como colaborador en este diario: “En esta etapa de la vida, en la cual no pienso dejar de hacer lo único que sé, que es música, también quiero dar rienda suelta a una pasión que he llevado por dentro, durante mucho tiempo: escribir. Quiero advertir que, todo lo que exponga es sólo mi opinión personal, mi punto de vista. El de alguien que ha dedicado toda su vida a la música, por lo que me tomaré el derecho de decir lo que pienso y publicarlo”.

Menciono lo anterior, ya que este artículo será una confesión, mi confesión. La necesidad de mi alma por contar lo que nadie sabe, por compartir, 30 años después, las palabras de uno de los hombres que puso a la República Dominicana en el mapa de las letras a nivel mundial. Por ello, voy a develar la entrevista, detrás de la entrevista, que sostuve con uno de los seres más sublimes que he conocido. Fueron, tan solo, 15 minutos. Tal vez, los 15 minutos menos conocidos en la historia de la televisión de mi país, pero, aún así, parte del tiempo más valioso de toda mi existencia, porque en dicho tiempo, aprendí el secreto que se oculta detrás del encanto de la poesía y cómo hacer de esta la sustancia misma de la vida.
Por lo tanto, querido lector, esta es una licencia que me doy de hacer una interpretación difusa de sus respuestas, pero precisa en su sentido. Lo digo, porque no es verdad que yo pueda tener en mi memoria, 30 años después, de forma literal, lo que Pedro Julio Mir Valentín, me dijo, palabra por palabra. Por lo cual, esto, es una adaptación interpretativa de lo que él contestaba a cada una de mis inquietudes.
Siendo así, aquí presento un homenaje sincero, al poeta nacional: ¡El señor Pedro Mir!
El poeta en el programa “Con Wilfrido”
Cuando conocí a Don Pedro, tendría unos… 40 años de edad y conducía un programa al que se le llamó “Con Wilfrido”, aquí desfilaron todo tipo de personalidades: Científicos de la talla del colombiano Manuel Elkin Patarroyo, quien, en su momento, creó y donó, a la Organización Mundial de la Salud, una vacuna sintética contra la malaria. También tuve el honor de entrevistar a Radhamés Gómez Pepín, una gloria del periodismo en la República Dominicana. Presentadores dominicanos, emblemáticos e históricos, como: Freddy Beras Goico y Yaqui Núñez del Risco, igualmente.
No faltaron estrellas de luz inagotable como: Pablo Milanés, José José y Ricardo Montaner, entre otros. También figuras de la política como el ex presidente del Perú, Alan García, José Francisco Peña Gómez y Jacobo Majluta, entre muchas otras personalidades. Incluso, hombres polémicos como el ex guerrillero Antonio Navarro Wolff, quien formó parte del M19, uno de los grupos armados de mayor repercusión en Colombia y quien, después, entraría a formar parte de la política de dicho país. Hombres ilustres y de religión como el padre Rafael García Herreros, quien me contó acerca de su contribución en la entrega del peligroso narcotraficante colombiano Pablo Escobar. Y también intelectuales del nivel del profesor Juan Bosch, quien fue un gran líder político y presidente de la república, con el gobierno más efímero de la nación, de 1962 a 1963. Duró unos siete meses, para ser más exactos, pero hablaré más sobre él en mi siguiente artículo.
Lo primero que me adeudo en aclarar es que jamás había conocido a un poeta y por lo tanto estaba nervioso, incluso, cuando mi amigo y productor del programa, el periodista Euri Cabral, me dijo que tendríamos a Pedro Mir en el estudio, yo pensé que era una broma y le dije:
– Eso no te lo voy a creer, hasta no verlo llegar –
Y es que para mí un poeta era una cosa del otro mundo, como un marciano, como un ser de carne y hueso, pero sin carne ni hueso. Una especie de mago. A los poetas los veía como seres de mentira que contaban verdades, y dichas verdades las convertían en poemas. Digo esto porque, no siempre puedo decir lo que siento, ni siquiera en una canción. Es más, a veces paso noches en vela, y quizás hasta semanas, tratando de ensamblar una canción y no lo logro.
Por eso, nunca he entendido cómo un poeta logra una poesía y eso siempre me ha vuelto loco. De hecho, creía que los poetas siempre hablaban como escribían, sobre todo si se trataba de un hombre que, como en el caso de Pedro Mir, fue considerado el poeta nacional de La República Dominicana.
Pedro Mir nació el 3 de Junio de 1913, en San Pedro de Macorís, República Dominicana, falleciendo 87 años después, el 11 de Junio del 2000. Su trabajo con las letras lo convirtió, si no, en el poeta más relevante de la literatura en el país, sí en uno de los más importantes. En 1937 publicó sus primeros poemas en el rotativo del Listín Diario; escritos que desde ese momento auguraban un vendaval de sensaciones, presagiando la llegada de un maestro de maestros. Se gradúo también como doctor en derecho en la Universidad Autónoma de Santo Domingo en 1941. Pero luego tuvo que huir de su patria ya que su poesía social, libre de hipocresías, dura y humana, causó picazón e incomodidad en la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.
Considerado, Pedro Mir, como un indeseable, para el régimen, fue amenazado y tuvo que optar por el exilio en países como: México, Guatemala y Cuba. Destierro que lo acompañó hasta la caída de la tiranía de Trujillo. Su poema social: “Hay un país en el mundo”, en el que retrató a una República Dominicana, de hombres golpeados por el sol y por la vida, se convirtió en un himno de la palabra, ante toda la humanidad. Aquí un extracto del poema “Hay un país en el mundo”:
“Hay un país en el mundo colocado en el mismo trayecto del sol. Oriundo de la noche. Colocado en un inverosímil archipiélago de azúcar y de alcohol”
Era este hombre a quien yo tendría que entrevistar, quien además fue maestro de estética de la Universidad Autónoma. Nombrado Premio Nacional de Historia por el ensayo al que llamó: “Las raíces Dominicanas de la doctrina Monroe” (1974). Sin olvidar que también fue reconocido con el Premio anual de poesía por “El Huracán Neruda” (1975). Poeta nacional, declarado por el congreso en 1984, y claro… no podía faltar el Premio Nacional de Literatura, en 1993.
Ahora, juzga tú, mi amigo lector, si yo tendría, o no, motivos para estar nervioso…
El día de la entrevista me temblaban las rodillas, aunque Euri me había entregado las preguntas que se le harían a Don Pedro, y que ya me sabía de memoria y, aun así, a pesar de haberlas ensayado y una y mil veces, estaba muerto del susto y no dejaba de preguntarle a la asistente del programa:
-Dime la verdad, ¿es cierto que viene Don Pedro Mir…? – ¿O esto es una broma de Euri? –
A lo que la muchacha me contestó:
-Don Wilfrido, no es un chiste, es en serio que el señor Pedro Mir, viene para el programa–
Pasados casi 10 minutos, en los que yo me dediqué a “embotellarme” aún más las preguntas, la asistente viene, me interrumpe y me dice:
-Don Wilfrido, el señor Pedro Mir, viene entrando –
Confieso que me quise esconder, pero… ya era demasiado tarde. Cuando giré a ver, sobre mi espalda, descubrí a ese señor de lentes que se me acercaba. Siempre me había preguntado ¿cómo se vería un poeta en la vida real?, no en una foto, un cuadro o por la televisión, sino en vivo y en directo.
Cuando Don Pedro Mir estuvo a la distancia de un apretón de manos, lo primero que me impresionó fue detallar a ese hombre delgado y fino, de aspecto familiar y agradable. Un señor cotidiano y sencillo, ajeno a toda pretensión, distante a cualquier arrogancia e inmune a los halagos. Un hombre que me trató con una humildad que no me esperaba. Lo segundo que me desarmó fue su saludo:
-Wilfrido, gracias por tu invitación, qué bueno que estés interesado en estas cosas. Tienes que saber que me gusta mucho tu trabajo, tu refinamiento, tu buen gusto –
No contesté a sus elogios, al contrario, un poco desesperado me precipité a hacerle preguntas con la franqueza de un niño. Y sentí que eso, a él le gustó.
-Verá, Don Pedro, cuando me dijeron que usted venía al programa, no me lo creí. Y es que jamás pensé que iba a tener frente a mí a un poeta –
-No es para tanto, Wilfrido – Me dijo.
Yo le quería hacer mil preguntas, pero había que grabar el programa y no teníamos tiempo. En ese momento, y como caída del cielo, se acercó la asistente y nos comentó:
-Don Wilfrido, disculpe, pero tenemos problemas con unas luces y vamos a tener que esperar 15 minutos más –
Vi el cielo abierto; ya que eso, que para ella resultaba una mala noticia, terminaba siendo una gran oportunidad para mí. La asistente se alejó dejándome a solas con Don Pedro. Yo me acerqué a él y con un gesto lo invité a sentarnos en los mismos asientos en los que, luego, haríamos la entrevista formal, y ahí, sin más ni más, me lancé con toda mi sinceridad:
-Don Pedro, antes de que comience el programa, quiero hacerle algunas preguntas que son para mí y que no pueden ser para la entrevista, es una cosa aquí, entre usted y yo… ¿Usted me permite…?–
Me miró como a un niño que no para en preguntar de todo: ¿Por qué sale la luna… o por qué sale el sol…? Es más, creo que le dio gracia y por eso accedió. Ahí arranqué.
Lo primero que le conté, para entrar en materia ¡en esa materia de la que está compuesta la sustancia de Wilfrido Vargas!, fue que desde los 9 años, siempre me porté distinto, me sentí distinto y fui distinto. Le conté también que cerca de mi casa, en Altamira, en una esquina, siempre se paraba un intelectual trastornado a hablar de todo y de nada, pero lo hacía lindo- Todo lo que decía me interesaba, lo encontraba bello y distinto, aunque no tuviera sentido. Yo era el único, nadie más le prestaba atención. Pero yo… yo me extasiaba al escucharlo hablar, aunque no comprendía casi nada de lo que decía. Aún así, no cambiaba los desvaríos de ese loco por los saltos y los brincos en el parque de los niños. Entonces, le pregunté: – ¿Por qué, si yo, que no vengo de una familia de intelectuales, que jamás he escrito una poesía, por qué…? ¡¿Cómo es posible que me guste tanto el buen hablar! y las cosas bien expuestas?! –
Él sonrió con ese gesto de buen abuelo, acomodó sus gafas y me dijo algo así como:
-El buen hablar es como la buena música, y la palabra es eso; una sonoridad que puede ser grata o no. Tú tienes un talento para la música y la música se diferencia del ruido. Así, para que un sonido sea música, ese estímulo auditivo tiene que ser agradable para el oído humano. De esa misma forma pasa con las palabras al escribir una poesía –
– ¿Y qué es la poesía, Don Pedro? –
Entrelazando sus manos, y con una actitud en la que le restaba todo misterio al tema, me contestó:
-La poesía es solo una forma de decir las cosas –
Yo, me quedé esperando mucho más; pero él, desde su sencillez, árida de arrogancia, me lo había dicho todo. Como haciendo honor a esa máxima de la elegancia que reza: “Mientras menos… más”
Entonces le pregunté:
-¿Y cómo es posible que un niño, de tan solo 9 años, sintiera embeleso y encanto por la gente que hablaba con términos poéticos y figurativos? –
– Te lo voy a explicar ahora, que no tienes 9 años: Si la palabra que se pronuncia, además de su elegancia, es dicha con elocuencia y sometida a una lógica, a una estructura interna, puede ser cautivante y el niño eso lo siente –

Comments

Powered by Facebook Comments

Share