EUCLIDES GUTIERREZ: EEUU delató el complot de la Guerra Abril del 1965…

SANTO DOMINGO, RD.- El golpe de Estado militar contra el Triunvirato y lo que desató la Guerra constitucionalista el 24 de abril de 1965 estaba programado para el lunes 26, pero los funcionarios de la embajada de Estados Unidos se enteraron y delataron el complot a Donald Reid Cabral.
PUEDES ESCUCHARLO AQUI…

El relato es del doctor Euclides Gutiérrez Félix, quien participó en la revuelta y explicó que el presidente Reid Cabral mandó a buscar al coronel Hernando Ramírez, que era el jefe del movimiento militar constitucionalista, pero desmintió que existiera un golpe de Estado y convenció al jefe del Triunvirato.

“Pero resulta que el sábado 24 en la mañana los funcionarios norteamericano hicieron que el general Marcos Rivera Cuesta, jefe del Estado Mayor del Ejército, apresara a tres oficiales constitucionalistas, el teniente coronel Álvarez Holguín y los mayores Lora Fernández y Sánchez Ramírez.

En una entrevista que concedió a El Nacional, en sus oficinas de abogados, en Los Cacicazgos, expresó que “cuando se enteraron que estaba en la jefatura del Estado Mayor, Hernando Ramírez le dio orden al capitán Peña Taveras, acompañado de un grupo de sargentos, de que apresara a Rivera Cuesta y a los militares que estaban con él.

Después que lo apresaron, entonces Hernando Ramírez le dijo a Peña Taveras que llamara al programa del PRD, Tribuna Democrática, que era a la 1:30 p.m. y que anunciara que estaban presos.

(Peña Gómez no dirigía ese programa, lo dirigía Manny Espinal con Eugenio Matos Contín, muy conocido).

Gutiérrez Félix señala que Peña Taveras llamó a Peña Gómez y le dijo lo acontecido y le pidió que cerrara el teléfono para verificar y confirmar la procedencia de la llamada.

Peña Taveras le comunicó a Peña que estaban presos el jefe del Estado Mayor y los oficiales superiores.

Indicó que “Peña Gómez lo anunció por Tribuna Democrática, no llamó al pueblo a la calle, pero eso no le quita su autoridad política ni su papel histórico”.

Peña Gómez dijo “he recibido una llamada del capitán Peña Taveras del apresamiento del jefe del Estado Mayor y de los oficiales superiores del Ejército… y luego cerró el micrófono y puso el Himno de la Marsellesa, que es el Himno Nacional de Francia. Peña Gómez y Manny Espinal salieron de la emisora”.

Dice que al escuchar la noticia, el sábado en la tarde del 24 de abril, junto a Blanco Fernández “salimos de nuestras casas en la Zona Colonial para verificar lo que ocurría, incluso buscamos las armas que teníamos y fuimos a la casa de (Leopoldo) Espaillat Nanita, donde estaba (Rafael) Molina Ureña, con quien hablamos. Estaba Arturo Pujols, que estaba vestido de mayor, a quien le ordenó que fuera al Palacio Presidencial que había que sacar a Donald Reid, porque no iba a entrar a la casa de gobierno mientras estuviera el jefe del Triunvirato ahí.

“Lo que tenemos que hacer es ir y cogerlos presos”, dijo Gutiérrez Félix que fue su sugerencia, consiguiendo la autorización de Molina Ureña.

Dijo que junto a Blanco Fernández y el mayor Pujols se fueron al Palacio y que en las afueras se encontraron con el coronel Francisco Caamaño Deñó, que venía a pie con camisa de mangas cortas y un fusil en la mano.

Dijo que Caamaño y él se conocían desde pequeños, desde que él vivía con sus padres en la Galván esquina México (Villa Nonín).

El coronel de abril les invitó a que entraran al Palacio para apresar a Reid Cabral y su gente. Dijo que al grupo se le unió Francisco Antonio Avelino (Tony).
“Cuando íbamos a entrar a Palacio, vimos dos aviones volando muy rápido y cerca y tuvimos que refugiarnos. Dispararon contra la estructura de la casa de gobierno y subieron. Entramos a Palacio y se arrestó a Donald (quien se trancó en una habitación) y en esa circunstancia llegó a Palacio Molina Ureña el domingo 25 de abril en la mañana”, relató.

Reveló que Molina Ureña lo envió a hablar con Antonio Imbert Barrera para que recogiera a los policías que estaban en las calles, fue acompañado de Homero Hernández Almánzar y Rafael Ramón Sánchez (pupito) y Jesús María Hernández Sánchez, nieto Rafael Augusto Sánchez y yo”.

“Cuando hablábamos con el general don Antonio, estaba junto al general Adriano Valez Hilario y fue en ese momento cuando comenzaron los barcos de la Marina de Guerra, dirigidos por el comodoro Rivera Caminero, desde el mar a bombardear el Palacio”.

“En ese instante llegó Luis Amiama y le dijo a Imbert Barrera, compadre vamos a hablar, y le comunicó lo que había hablado con los yankees, que dijeron no aceptaban la reposición de Juan Bosch en el poder y que había que hacer una junta militar que haría elecciones”, indicó.

Agregó “yo le dije a Pupito y a Homero Hernández aquí no hay nada que hacer, vámonos de aquí y volvieron al Palacio y ahí comenzó el asunto (la revuelta)”.
Dijo que al mediodía, como a la 1:00 de la tarde, junto a Blanco Fernández se fueron al puente Duarte y lo bloquearon con ese camión del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) que figura en fotos de la época atravesado, donde el teniente Bisonó, que un comité intermedio del PLD en Navarrete, Santiago, lleva su nombre, instaló seis cañones.
“Nos dijo, vállense que tienen que matarnos para pasar por aquí”, pero cayeron al enfrentar un batallón del CEFA, dirigido por Salvador Lluberes Montás (Chinino), junto a Beuchamps Javier y Ramiro Matos (ahí, en ese combate, fue donde perdió el ojo Ramiro)“, expresó.

Años después, ambos llegaron a ocupar el cargo de secretario de las Fuerzas Armadas.
Dijo que las tropas del CEFA fueron derrotadas por los militares constitucionalistas, pero llegaron a entrar a la ciudad primero cuando Caamaño, junto a Lora Fernández y de Montes Arache, encabezando al pueblo lo enfrentaron.

Derrotadas esas tropas, continuó Euclides con su relato, Caamaño bajó y se refugió en la caída de la tarde en la panadería de Goyita, en la Arzobispo Nouel, entre la Espaillat y la Palo Hincado, que fue donde llamó a Juan Bosch, que lo estaba llamando por teléfono y quien le sugirió hablar por la emisora Wapa, en Puerto Rico.

Le dijo “coronel aquí están los periodistas de Wapa que quieren preguntarle” y Caamaño con mucha responsabilidad, que no tenía experiencia política, le dijo “presidente hemos combatido y hemos derrotado a los enemigos del pueblo dominicano. Muchas gracias por dejarme expresarlo. Dios, Patria y Libertad, viva la República Dominicana”.

Explicó que tras la entrevista, se trasladaron a la intersección de la Pina esquina Canela, a la librería Vicini, ya era el 27 de abril y se instalaron en Ciudad Nueva.
En la zona se unieron a Caamaño Deñó, Héctor Aristy, que se había sumado al movimiento, Lora Fernández. García Germán, Héctor Lachapell, Núñez Noguera, Bonaparte Gautreaux Piñeyra, que hacía las funciones de secretario y fue designado por Caamaño como secretario de la Presidencia, a mí encargado del Ministerio de Interior y Policía

Los fundadores

Euclides dijo que Rafael Tomás Fernández Domínguez fue el líder fundador del movimiento militar constitucionalista, quien recibió el mandato de Bosch de organizarlo y fue quien introdujo al coronel Caamaño Deñó.
Explicó que cuando fue sacado del país por los golpistas quedó a cargo del coronel Hernando Ramírez. Dijo que los otros 10 militares fundadores fueron mayor el Roberto Antonio Cabrera Luna; los capitanes Héctor Lachapalle Díaz, Fernando Rafael Cabral Ortega, Rafael Armando Quiroz Pérez; los primeros tenientes Berto Gabriel Genao Frías, Lorenzo Sención Silverio, José René Jiménez, Gerardo Brito y Brito, Freddy Piantini Colón, Marino Antonio Almánzar García y Antonio Ernesto González González.
Dijo que luego se sumaron otros oficiales como Rafael Yege, Ricardo Bodden, William Páez, Hugo Román, Pedro Lantigua Bravo, José Noboa Garnes, Julio Domínguez Fernández, Germán Rivas, Alfonso L. Román Martínez, Manuel Joga, Herman Franklin Imbert, Jesús de la Rosa, Juan Méndez Rivas, Rafael Bello, Rafael Michael Peguero, Salvador Castro Calcagno, Rafael Valenzuela Tejeda, Bienvenido Lara Matos.

Su participación
Durante la entrevista, Gutiérrez Félix fue muy detallista, tanto de los personajes de la revolución de abril, así como específico en las fechas y parentescos.
Reveló que no tenía conocimiento del complot, hasta agosto de 1964 hasta que del movimiento clandestino le comunicó Luis Félix Abreu (Papito), capitán del Ejército, tío de Edmundo Félix Pimentel, jefe actual de la Dirección Nacional de Control de Drogas.
Pérez y Pérez
Reveló que Enrique Pérez y Pérez, jefe de inteligencia de la Fuerza Aérea, que lo habían trasladado del Ejército, era amigo de su primo.
“Mi primo fue a ver a Pérez y Pérez en San Isidro y le comunicó del complot, un movimiento clandestino en las Fuerzas Armadas, para derrocar el gobierno del Triunvirato y le preguntó qué vas a hacer”, dijo.

“Nada”, respondió Pérez y Pérez, “ porque yo soy del Ejército y estoy aquí provisionalmente”.

Desde que supe del complot, me fui a mi oficina en el Conde con 19 Marzo, siguió hablando Euclides, “y se lo que comenté a mi compañero de oficina y partido Blando Fernández” .

Comencé a investigar y confirmé del movimiento militar. A principio de diciembre, Enriquillo del Rosario Ceballo, jefe de asuntos profesionales del PRD, visitó la oficina de su amigo Bienvenido Corominas Pepín, donde me enseñó una carta de Juan Bosch, copia de la cual tiene en su poder, donde le instruye a hacer gestiones para que jóvenes profesionales universitarios, miembros del Movimiento Revolucionario 1J4, o que no tuvieran compromisos políticos.

Dijo que se incorporaron en la más absoluta discreción en apoyo de la consigna de “regreso al poder sin elecciones, que era el movimiento constitucionalista, por mandato de Bosch.

“Le dije a Enriquillo que no era posible porque ya los miembros del 14 de Junio no podíamos abandonar las filas del movimiento, pero le sugerí hacer concentraciones regionales”, expresó.

Enriquillo se lo planteó a Molina Ureña, que era el representante de Bosch aquí, no Peña Gómez, que tenía de asistente a Leopoldo Espaillat Nanita.
Dijo que los otros asistentes eran Manny Espinal y Mundito Espinal.

“Hicimos un documento, firmado por más de tres mil profesionales universitarios, condenando el Triunvirato, porque era un gobierno corrupto, antinacional, malversador, encabezado por él, junto a Espaillat Nanita, Francisco Antonio Avelino García (Tony Avelino), Bolívar Bautista del Villar (fallecido), el cual fue publicado en la prensa el 27 de febrero 1965”, relató.

Dijo que fue un apoyo a los militares constitucionalistas para que derrotaran el gobierno del Triunvirato.

Es necesario señalar lo siguiente, que para finales de febrero ya sabía del movimiento militar constitucionalista y quiénes eran los miembros, el jefe político fue Juan Bosch, que autorizó a Fernández Domínguez, en abril de 1963, a organizar ese movimiento y el grupo de militares constitucionalista que integró fueron 12, que son los fundadores.

Dijo que la Guerra de Abril “se convirtió en una guerra internacional por la defensa de la soberanía y la independencia de nuestro pueblo, cuando el presidente de Estados Unidos, Lyndon Johnson, ordenó una intervención militar al país, el 28 de abril de ese año. Recientemente conmemoró el 51 aniversario del levantamiento militar constitucionalista. Fuente. Alberto Caminero. Periódico El Nacional. 14 mayo de 2017.

 

 

Comments

Powered by Facebook Comments

Leave a Reply