LO QUE SE DECÍA cuando Papá ganó en Primera Vuelta…

HISTORIA RECIENTE. El triunfo del candidato perredeista Hipólito Mejía, En la primera vuelta de las elecciones del pasado martes 16, dará lugar a cambios profundos en el país político, especialmente, en los partidos de la Liberación Dominicana y Reformista Social Cristiano.
OIGA AUDIOVÍDEO AQUÍ…

El partido revolucionario dominicano ganó en la primera vuelta, y sorprendió incluso a los propios perredeístas que, hasta el día de las votaciones, mostraban un optimismo cauteloso y parecían más confiados en poder derrotar a sus competidores en una segunda ronda que lucía muy probable.

El PRD asume una gran responsabilidad al obtener un triunfo espectacular, logrando la mayoría de votos en 28 provincias y el Distrito Nacional, resultado derrotado sólo en la provincia de La Romana.

De esa manera el PRD superó su propio triunfo de las elecciones congresionales y municipales del 1998, cuando ganó 24 de las 30 demarcaciones.

El hecho de ser favorecido por la población con la encomienda de tener en sus manos la administración de los poderes Ejecutivo y Legislativo, más 95 de los 115 ayuntamientos, obliga al PRD a hacer un buen gobierno.

Hipólito Mejía, Milagros Ortiz Bosch y los legisladores, síndicos y regidores perredeístas no tienen excusas para no encaminar esfuerzos hacia una participación más equitativa de la población en el producto, disminuir la miseria, transformar y hacer eficientes los servicios públicos de salud y educación.

Toca también al PRD la responsabilidad de administrar con sapiencia, serenidad y equilibrio el poder que le ha conferido el pueblo con su mandato en las urnas.

Se trata de poder llevar a cabo sin tropiezos sus planes de gobierno, no de dejarse seducir por la abundancia de poder y aplasta a los demás actores de la escena política imponiendo de manera absoluta sus ideas.

Futuro del Partido reformista. El Partido reformista social cristiano, ha logrado una victoria política en estas elecciones. No ganó las elecciones, pero obtuvo una votación que le permitirá mantenerse cohesionado y poder iniciar un proceso de reestructuración con miras al relevo de su líder histórico, el doctor Joaquín Balaguer. Si el Partido Reformista se hubiese aventurado a participar en las elecciones con un candidato que no fuera Balaguer o sumado a una alianza desde la primera vuelta, habría cavado su tumba política, pues, la confusión y la incertidumbre se habrían apoderado con la mayoría de los votantes reformistas.

Afortunadamente para los reformistas, su partido ha obtenido más de 700 mil votos, lo que viene a consolidar su posición como fuerza política de primer orden, con la cual hay que contar para negociaciones en el congreso nacional y los ayuntamientos, sobre todo, en las coyunturas electorales.

Los más importantes dirigentes reformistas consolidan un espacio político para crecer en el futro.

Lo que espera al PLD.  Para el Partido de la Liberación Dominicana la caída del poder a un lejano lugar, con más de un millón de votos por debajo del PRD, le obliga a autoexaminarse de manera crítica.

Si quiere continuar jugando un papel de primer orden en la actividad política y volver a ganar unas elecciones presidenciales, el PLD debe despojase de sus férreas estructuras leninistas, que le impiden crecer y consolidarse como uno de los firmes competidores por el primer lugar.

Uno de los inconvenientes que confrontaron muchos reformistas que se decidieron a pasar a las filas del PLD después del pacto político de 1996 es que se sintieron tratados como peledeístas de afuera, limitación que les enrostraban los que ostentaban la condición de miembros.

El primer análisis que debe llevar a cabo el PLD es el relativo a las diferencias en los niveles de popularidad y aceptación que registraron en los últimos meses de gobierno y el presidente Leonel Fernández, que nunca ha descendido de los puntos porcentuales en las encuestas, frente al candidato Danilo medina, que apenas alcanzó un 25 por ciento en las encuestas. ¿Qué motivó que el PLD no pudiese cosechar los frutos de la popularidad del presidente Fernández en favor de su candidato? Esta es una pregunta que deben responder los estrategas y analistas del PLD.

El PLD deberá celebrar a finales de este año su sexto congreso ordinario, en el cual se podrían revisar los métodos de trabajo y los estatutos, además de analizarse a fondo las causas de una derrota tan humillante.

Una de las cuestiones fundamentales a discutir es la relativa a la forma de tomar decisiones internas en el PLD, que dista mucho de la democracia. Por ejemplo, el vicepresidente Jaime David Fernández Mirabal era mucho más popular que Danilo Medina frente a la población.

Sin embargo, el contro que el segundo tenía sobre los organismos del PLD le permitió ganar la candidatura, a pesar de no contar con el suficiente respaldo popular como para colocar su partido en los primeros lugares de las preferencias electorales.

En las últimas elecciones primarias hubo intentos de los seguidores de Fernández Mirabal y Féliz Jiménez, Felucho por aprobar que se votase de manera secreta e individual para elegir al candidato presidencial, pero se concretizó en una propuesta ante el Comité Político. Nadie duda que este será uno de los puntos a discutir y que será aprobado por el sexto Congreso de esa organización. FUENTE. REVISTA AHORA AÑO 2000.

 

Comments

Share