DIJO BOSCH: “Los peledeistas solo quieren hacerse ricos”…

ALCARRIZOSDIGITAL.NET.-

HACIENDO HISTORIA.- Tras la derrota o el segundo alegado fraude colosal de 1990, fue expulsado del PLD el candidato vice presidencial José Francisco Hernández, empresario oriundo de la región Este, radicado en Santiago.
OIGA AUDIOVÍDEO AQUÍ…

A Hernández se le acusó de haber apoyado declaraciones del arzobispo de Santo Domingo, monseñor Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, sin el consentimiento del partido, y cuando las relaciones de la organización y la iglesia católica no estaban en su mejor momento.

En esos días surgió con fuerza un grupo seguidor del entonces diputado Norge Botello, el cual se disputó con los seguidores de Bosch el control de la Casa Nacional y otras pertenencias del partido. Aunque el profesor Bosch reconsideró la renuncia y volvió al PLD, muchos connotados dirigentes renunciaron, entre los que se destacaron el actual secretario de Estado y director de la Autoridad Metropolitana de Transporte, ingeniero Hamlet Hermann.

LA ÚLTIMA GRAN CRISIS. En 1991 se produjeron profundos enfrentamientos entre grupos peledeístas surgidos en favor y en contra de Bosch. Los más resaltantes fueron los conformados por los antiguos dirigentes del Partido Socialista, del partido Socialista Popular y de los comités revolucionarios Camilo Torres o mejor conocidos como CORECATOS.

En 1991 el profesor Bosch al renunciar de manera irrevocable como presidente y miembro del PLD, aunque volvió, se quejó amargamente de que los peledeistas sólo estaban interesados en hacerse ricos. Los dirigentes de esos grupos de la izquierda marxista leninista había ingresado al PLD en los años 80, pero nunca terminaron de adaptarse a la estricta disciplina peledeista, que les exigía someterse a las decisiones de los organismos, rompiendo con la tradición de la izquierda de las discusiones y polémicas para la toma de decisiones.

Esta crisis hizo salir del PLD a Nélsida Marmolejos, actual directora de la Casa del diálogo, y entonces dirigente sindical y diputada, a Vicente Bengoa, quien cobró notoriedad con sus análisis económicos y sus críticas a las administraciones perredeistas y reformistas. Quedaron fuera del PLD, además, Max Puig, actual ordenador del acuerdo LOMÉ cuarto y Onofre Rojas, entre otros dirigentes. En las elecciones del 1994 el PLD volvió a descender al tercer lugar de las preferencias de los votantes.

Bosch se retiró formalmente de la actividad política, aunque fue declarado presidente Ad vitam del partido. De inmediato surgió un movimiento de cuestionamientos al entonces diputado Norge Botello, a quien se enrostró el hecho de haber aprovechado su posición de presidente de la Cámara de Diputados y sus relaciones con el presidente Balaguer para beneficiar a sus seguidores dentro del PLD.

EL SEXTO CONGRESO DEL PLD. En las elecciones de 1998 el PLD fue derrotado, y entonces muchos dirigentes, como Almeyda Rancier, advirtieron la necesidad de cambiar el rumbo del gobierno y la forma de trabajo del partido. Estas sugerencias no fueron escuchadas. Como tampoco prosperó la corriente de renovación que quería la celebración del sexto congreso en 1998. Triunfó la ortodoxia, y el congreso fue pospuesto para iniciarse en noviembre del presente año.

En gran medida, la posposición de los cambios internos a raíz de la derrota electoral de 1998 ha tenido que ver con la derrota en la recién pasada elección presidencial. En consecuencia, resulta muy claro que en el sexto congreso habrá una lucha intensa entre quienes quieren cambios en los métodos de trabajo y en la forma en que está estructurado el PLD, y los que desean que todo siga igual o que los cambios sean pospuestos una vez más por temor a perder la mística del peledeísmo.

Mientras tanto, será muy difícil que los 15 miembros del Comité Político y los 150 miembros del Comité Central puedan seguir conteniendo el anhelo de libertad de expresión y de participación individual de los más de 12 mil miembros de las bases, de los comités intermedios, emerjan en los próximos meses como los auténticos líderes del partido y podrían ser tomados en cuenta para las elecciones del 2002 y el 2004. NOTA. ESTE ARTÍCULO FUE EXTRAÍDO DE LA REVISTA AHORA NÚMERO 1154 DE FECHA 12 DE JUNIO DEL AÑO 2000, BAJO LA FIRMA DE GUSTAVO OLIVO PEÑA.

 

Comments

Share