NARCOS CONTROLAN callejón Cristo Rey…

SANTO DOMINGO, RD.- El cabo de la Policía Nacional ultimado en Cristo Rey el pasado viernes había sido amenazado en varias ocasiones para que no fuera al callejón conocido como “La Chancleta” del referido sector, donde acudía frecuentemente a visitar a su novia.

De acuerdo a residentes en el lugar que no quisieron ser identificados, Steven Contreras, de 24 años había sido advertido de que no visitará el sitio. La amenaza vino de Bienvenido Javier Ángeles Guerrero, de 27 años, y Julio Santiago Taveras Tejada, de 31, a quienes la Policía señala como los autores del hecho en el que también hirieron al asimilado honorífico de esa institución, José Antonio Guerrero, de 42, quien se encuentra herido de bala y arma blanca y recibe atenciones en un centro de salud.

Relatan que Ángeles Guerrero y Taveras Tejada, tras cometer el hecho, huyeron con el arma de Contreras y otra de Antonio Guerrero y permanecen prófugos. Los hombres operan un punto de venta de drogas en el lugar y controlaban todos los accesos por donde se llega a la residencia de la pareja de la víctima y otras viviendas, por lo que le molestaba que fueran personas que no fueran clientes o lugareños.

Afirman que para ello habían cerrado todas las entradas con verjas de las cuales tenían en su poder las llaves, así como dos perros que usaban de seguridad para el alegado negocio que operaban en una casucha edificada con blocks, zinc y madera.

El incidente que se continúa investigando ocurrió entre las 10:30 y 11:00 de la noche, cuando Steven fue, como acostumbraba, a la casa de la joven con la que tenía una relación amorosa y se originó un altercado en el que participaron los tres hombres señalados, recibiendo siete balazos, mientras que al asimilado honorífico de la Policía le propinaron dos disparos y una puñalada. Paulina Contreras, tía del fenecido policía, que residía en el mismo sector y a pocas cuadras de donde ocurrió el hecho, dice que luego de lo sucedido es que se han enterado de que Steven tenía diferencias con vecinos de su novia, a la que define como “una buena muchacha”.

Al reclamar justicia, Paulina dice que la familia sentía temor de que Steven fuera policía, por los peligros a los que considera se exponen los miembros de la uniformada.

Es el segundo en menos de un mes

Steven Contreras es el segundo cabo de la Policía Nacional muerto en hechos atribuidos a la delincuencia.

Se recuerda que el pasado día dos del mes en curso fue muerto a tiros el cabo de la Policía, Cristophel Turbí Ruíz, de 28 años, mientras se encontraba en un pica pollo en Villa Mella. En su velatorio también falleció su abuela, Ondina Milagros Arías, de 71 años.

Comments

Powered by Facebook Comments

Share