CÓMO ACTÚA EL ACTUAL VOTANTE DOMINICANO y por qué…

RAMON ENCARNACIÓN –Director-.

Antes de celebrarse las elecciones del año 1994, es decir, todavía en las elecciones del año de 1990, el votante dominicano ejercía el sufragio con verdadera pasión y nunca con la intención de vender su voto, como sucede ahora en la mayoría de los casos.

Al actual votante dominicano, incluyendo a quien esto escribe, nos importa un bledo el valor que puedan tener nuestros votos y es una verdadera desgracia, específicamente para los más jóvenes que es en quienes descansa el futuro de la nación y esto así, porque la mayoría de votantes, hemos entendido que los dominicanos votamos, pero no elegimos, como dijera alguien alguna vez.

Y, ¿lo anterior por qué? Muy sencillo. En el año 1994, cuando se conformara el Frente Patriótico con la finalidad de cerrarle el paso al doctor José Francisco Peña Gómez, es cuando se da inicio a la depreciación del voto dominicano, o sea, que los dominicanos, a partir de ahí, sólo nos movemos a votar, si algo material nos mueve.

Y Esto así, porque a partir de que al doctor José Francisco Peña Gómez le quitaran o robaran tres elecciones consecutivas, el pueblo perdió la fe por el voto en el país.

¿Qué nos mueve a salir a votar actualmente? Sencillo…

Nos mueve a salir a votar el que algún amigo muy cercano aspire a algún cargo electivo importante o que, ese mismo amigo esté muy cerca de alguien que aspire a algún cargo importante que al menos, nos prometa algún beneficio si esa persona llega a ocupar el puesto al que aspira.

Asimismo, los beneficios que nos mueven a votar, pudieran ser, entre otros, que nos aseguren empleos para nuestros hijos los que ya somos adultos mayores y en sus casos, los más jóvenes, esa misma situación los mueve a votar, porque de lo contrario, es con dinero que se mueven en esos días la mayoría de jóvenes, porque realmente entienden y dicen: “si no cobro ahora, no vuelvo a verlo hasta dentro de cuatro años, cuando necesite otra vez de mi voto”, precisamente por la falsedad y descreimiento que se tiene de la mayoría de los políticos.

Finalmente, no somos los votantes los culpables de la situación. Primero, hay que culpar y responsabilizar a los tales dirigentes que han sido actores políticos durante los últimos 30 años de vida política en el país, sin excepción de ninguno de los actuales políticos y sumado a esto, el desinterés que han puesto estos mismos políticos, porque el ciudadano se  eduque políticamente, porque entienden que, de hacerlo, ellos no tendrían la oportunidad de hacer lo que hacen, porque esos mismo ciudadanos educados, le negarían sus votos como malos políticos que sólo piensan en el presupuesto nacional y el bienestar propio, el bienestar de su familia y el de sus allegados.

Eso entendemos y es una verdadera desgracia por la que estamos pasando los dominicanos, porque a la postre, siempre terminamos pagando la fiesta y los platos que no rompimos. Eso pensamos, simplemente.

Comments

Powered by Facebook Comments

Share