UN VERDADERO cambio; se van….

SANTO DOMINGO, RD.-  “No”, respondió Carolina Mejía cuando se le preguntó en enero de 2018 si aspiraría a algún cargo electivo en 2020. Pero dejó abierta la posibilidad y con el tiempo cambió su respuesta. Se postuló para dirigir la Alcaldía del Distrito Nacional y los votos hasta ahora computados de las elecciones municipales extraordinarias de ayer la posicionan como la virtual ganadora de la plaza que ocupa David Collado y la primera mujer en dirigir el Ayuntamiento de la capital.

La tercera de los cuatro hijos del expresidente Hipólito Mejía (2000-2004) quiso trazar su propio camino en la política y, como ella ha dicho, salir de la zona de confort que le supuso ser una economista formada en una familia acomodada de Santiago, con estudios en Canadá y en las escuelas de Negocios de Harvard y de Barna.

Tras perder en el intento de ser vicepresidenta de la República por el Partido Revolucionario Moderno (PRM) para las elecciones de 2016, y Collado no repostularse como alcalde, corrió por una nueva posición en la que se proyecta ganadora de acuerdo a los boletines que ha divulgado la Junta Central Electoral.

Cuando estaba computado el 54.30 % de los colegios del Distrito Nacional, la candidata contaba con el 57.95 % de los votos, por encima del 31.34 % de su más cercano oponente: el peledeísta Domingo Contreras.

“Mira, Bartolomé (Pujals), en la situación actual no es cuestión de teorías, es resolver una situación que tenemos, de una necesidad de buscar estacionamientos para sacar de las calles un 30 a un 66 por ciento que hay de obstáculos en las vías cuando los vehículos se parquean de lado y lado”, le dijo con firmeza al candidato a alcalde por el partido Alianza País durante el debate con aspirantes a la plaza del Distrito Nacional, que desarrolló a principios de febrero la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE). Ella era la única mujer en un grupo de cinco candidatos.

Mejía, de 50 años (cumple 51 el 28 de marzo), se considera multifacética y que puede hacer labores que hasta ahora están siendo ejercidas mayormente por hombres. En una entrevista concedida al periódico El Caribe en 2016, dijo que no creció en un hogar machista.

“Aprendí a montar motores en Gurabo igual que mis hermanos; manejo las camionetas de la oficina y todo”, expresó.

Un 7 de marzo de ese 2016, en vísperas del Día Internacional de la Mujer, Luis Abinader presentó a Mejía como candidata vicepresidencial del PRM y su compañera de boleta. En el acto, la madre de tres hijos se comprometió a trabajar por la juventud y la mujer.

Abinader dijo que la seleccionó por sus valores éticos, profesionales y morales, y como un reconocimiento “del importante rol que juegan las mujeres en el desarrollo de los pueblos”.

Entonces, a Mejía se la veía en los barrios. Comenzó a reunirse con comerciantes de distintos sectores. Prometió en El Seibo que su partido relanzaría la ganadería y la agricultura, fomentaría el turismo ecológico para así aumentar el empleo y la calidad de vida. Aseguró que desarrollaría un gobierno joven, en el que se ofrecerían incentivos fiscales a las empresas que los contraten.

“Decidí que el 15 de mayo, Luis Abinader, junto con esta servidora, logren el triunfo. Ese es mi objetivo, todas las energías están ahí”, dijo.

Pero la fórmula Abinader-Mejía perdió al conseguir el 34.98 % de los votos en las elecciones presidenciales del 2016, frente al 61.74 % del reeleccionista Danilo Medina y su compañera Margarita Cedeño.

En los días finales del año 2017, en una tertulia en la casa de unos amigos en Jarabacoa, surgió la idea de que esta fuera la secretaria general del PRM. Encontró oposición en Jesús Vásquez, quien aspiraba a reelegirse en el puesto.

“Ella no conoce ese partido”, aseguró Vásquez. “¿Cómo usted va a enseñar de la manera que se gana, si usted nunca ha ganado?”, cuestionó, según lo publicado por el periódico Metro. El político obtuvo el 20.63 % de los votos y Mejía consiguió el puesto con el 70.22 %.

La experiencia de Mejía en la administración pública se circunscribe a sus pasadas funciones como coordinadora del Consejo Asesor del Presidente de la República Dominicana (su padre Hipólito Mejía), embajadora adscrita a la Cancillería, encargada de Acuerdos Comerciales y miembro del equipo coordinador para el acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos (DR-Cafta) entre 2003-2004.

A nivel privado, ha trabajado en la Compañía Dominicana de Teléfonos (Codetel) y en la empresa familiar R.H. Mejía Co., C x A, comercializadora de frutas frescas.

“Desde el año 1999, Carolina siempre nos acompañó en el equipo económico que nos asesoraba, entonces no es una novata en el aspecto político”, afirmó su padre en el programa de televisión Con Jatnna.

A Hipólito le tocó enfrentar una crisis económica entre los años 2003-2004 fruto de la quiebra de varios bancos, una alta inflación y el disparo de la tasa del dólar. Entre esa crisis, su hija fue nombrada como miembro suplente en la Junta Monetaria del Banco Central.

Dentro de sus funciones como secretaria general del PRM, en noviembre de 2019, Mejía objetó la alianza a nivel senatorial a la que arribó la organización con los partidos Fuerza del Pueblo, de los Trabajadores Dominicanos, Reformista Social Cristiano y los demás de la coalición Juntos Podemos.

“Me preocupa que algunas de las personas que participan en estos pactos y alianzas sean las mismas que han tenido gran parte de la responsabilidad del grave deterioro que vive nuestra institucionalidad democrática, de la corrupción, impunidad e intervención dolosa en los diferentes poderes del Estado”, dijo.

Como David Collado declinó a repostularse a ser alcalde del Distrito Nacional, Mejía fue presentada en diciembre pasado como la candidata para esa posición que tiene bajo su responsabilidad a un millón de habitantes.

Con el lema “Sigamos por buen camino”, nuevamente comenzó a hacer campaña, a subirse en el techo de vehículos para desde ahí saludar a sus simpatizantes en caravanas por la ciudad. Visitó a medios de comunicación e, inclusive, bailó merengue en el programa televisivo Pégate y Gana con el Pachá.

Ella promete que impulsará la participación ciudadana, la descentralización administrativa y la transparencia. Se propone coordinar con el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte (Intrant) y los ayuntamientos del Gran Santo Domingo una “Mesa de tránsito y transporte”, para mejorar el tránsito vial y peatonal.

Busca reordenar el cableado urbano y mantener un programa de gestión integral de áreas verdes, parques y jardines. Y así sigue con planes para rescatar espacios públicos, de higiene y salubridad, limpieza de cañadas y seguridad ciudadana.

“Las mujeres que son víctimas de violencia, nosotros, desde la Alcaldía, pretendemos ocuparnos (de estas) desde el momento en que les corresponda a ellas notificar por acto de alguacil a sus agresores”, dijo Mejía en una entrevista para Diario Libre.

Agregó: “Deseamos un Santo Domingo más cercano, un Santo Domingo más ordenado, un Santo Domingo más solidario y un Santo Domingo más innovador”.

 

 

Comments

Powered by Facebook Comments

Share