REP. DOMINICANA parece no estar en Pandemia…

SANTO DOMINGO, RD.- Ayer, hubo largos taponamientos en las vías, flujo de viajeros en las paradas y muchos compradores en los mercados. A solo horas para despedir el año, la afluencia de personas es considerable en los mercados, avenidas, paradas de autobuses, barrios y en las principales arterias comerciales de la capital.

El escenario de pandemia de coronavirus (Covid-19) en el país no ha impedido que los ciudadanos se desplacen por esos lugares antes, durante y después de las celebraciones navideñas.

Pese a que el número de transeúntes y pasajeros que circulan por las diferentes estaciones de guaguas es menor en comparación a otros años cuando ningún virus amenazara con la salud de la gente, decenas acuden a las paradas con evidente emoción de abordar un autobús para pasar las fiestas de fin de año en el interior del país junto a sus familiares.

Los viajeros se observaron con maletas, sacos de alimentos, regalos y hasta acompañados de parientes y amigos.
Asimismo, aprovecharon la espera de la salida del vehículo para comprar dulces, frutas, artículos para la higiene a los vendedores ambulantes que suelen abundar en esas terminales.

“Ya voy a salir para allá con los muchachos (…) te llamo antes de llegar para que salgas y me vayas a buscar, acuérdate que ando con muchos bultos”, dijo una pasajera durante una llamada telefónica, previo a abordar una guagua rumbo al municipio de Bohechío en San Juan de la Maguana.

Mientras que un pajero comentó que viajará al interior para reunirse con sus familiares debido a que es el único que permanece a la fecha en la capital.

“Yo no me quedo aquí ni loco con o sin COVID me voy. Toda mi familia está en Bohechío y el único que se quedó aquí soy yo”, expresó Junior Cabrera Alcántara a reporteros de elCaribe.

Abordan guaguas

Sin las largas filas de personas que solían cubrir toda una cuadra, muchos abordaron de forma paulatina los minibuses y autobuses con rumbo a las provincias de Elías Piña y San Juan de la Maguana, en la Parada del Sur ubicada en la avenida Duarte con 27 de Febrero.

En las inmediaciones de esa parada y de toda la zona comercial, los taponamientos aumentaron a medida que pasaban las horas.

El tránsito vehicular y peatonal se agudizó por la activación comercial en los distintos establecimientos que abundan de ropas, calzados, accesorios, artículos del hogar.

Además, a eso se suma la presencia de diferentes medios de transporte colectivos que circulan a lo largo de toda la avenida Duarte.

La obstrucción del tránsito también ocurrió en las principales avenidas de la ciudad como la John F. Kennedy, Winston Churchill, Tiradentes, Núñez de Cáceres y 27 de febrero.

Ambiente movido en “Pintura”

El ambiente se repitió en la llamada “Parada de Pintura” ubicada en el sector Herrera, en Santo Domingo Oeste, el ambiente previo a las festividades de año nuevo era más movido, pero desorganizado.

Los ciudadanos que se movilizaban alrededor de la terminal, usaban sus mascarillas para protegerse del coronavirus; sin embargo, irrespetaban el distanciamiento para evitar más contagios de la enfermedad.

En relación al flujo de pasajeros, José Martínez, control de la ruta Bani-Santo domingo, expuso que la afluencia de personas que se dirigen hacia las provincias del sur era buena; “está bien porque sobre todo con la pandemia, yo pensaba que iba a ver menos pasajeros, pero el sur profundo anda viajando, aunque ha disminuido un poco”, expresó.

PN e Intrant inspeccionan paradas

Miembros de la Policía Nacional y del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) inspeccionaron el miércoles que las autoridades del transporte respetaran las medidas de seguridad implementadas para la protección de los viajeros. Se observó que los agentes hicieran chequeos de la condición de sus vehículos, neumáticos y la capacidad de los autobuses que se dirigían al interior.

Se activa Los Guandules

En el sector Los Guandules el movimiento de personas, y la actividad comercial de su mercado se hizo notar desde tempranas horas del miércoles.

Música navideña a todo volumen en los colmados y salones de belleza. Los moradores se pasearon entre los estrechos pasillos del mercado para comprar productos varios.

Los innumerables vendedores ambulantes aprovecharon el tránsito de personas para realizar sus ventas.

“Ahora es que uno está vendiendo algo porque hay más gente caminando por aquí. Cuando se arman los tapones en la Francisco del Rosario Sánchez muchos conductores piden que le vendan y uno aprovecha y va sin poner cara porque en mi caso duré mucho tiempo sin vender porque me enfermé del virus”, comentó Lois Manuel, vendedor de frutas en Los Guandules.

 

Comments

Powered by Facebook Comments