Actualidad Reciente

  • En efecto, el deseo es cuestión de un chispazo

    El chispazo instantáneo que desencadena el deseo cuando se ve un rostro atractivo se enciende dentro de una región profunda del cerebro llamada área ventral, asociada con el procesamiento de la recompensa. Ahora, investigadores del Instituto de Tecnología de California en Pasadena han descubierto una manera de avivar ese fuego. Ni regalos sorpresas, ni cenas a la luz de las velas ni un nuevo vestuario sexy. El verdadero elixir del amor son 2 miliamperios de corriente eléctrica. Un chispazo en toda regla.





















Leave a Reply