FIESTA DE LA DEMOCRACIA, la palabra más ridícula y mentirosa…

RAMON ENCARNACIÓNEDITORIALR. Emilio Encarnación –DIRECTOR-.

Cada vez que hay torneos electorales o algo por el estilo, a más de un  estúpido se les oye decir: “Concurriremos a una fiesta de la democracia”. Nada más mentiroso y ridículo que esta afirmación.

La democracia no está hecha para hacer fiesta. Es un asunto demasiado serio, para hablar de fiesta. La democracia es la corriente política en la que los pueblos eligen sus mandatarios de una manera libérrima y que cada uno de los ciudadanos, también tenga el derecho a ser elegido.

Pero, ¿tenemos todos los dominicanos derecho a ser elegidos? Mentira, aunque así lo consigne la Carta Magna dominicana, que no es más que un “trajecito a la medida” de unos cuántos vivos que la votaron.

Para que un dominicano pueda ser elegido en este seudo sistema democrático dominicano, o se roba una gran cantidad de dinero del erario, o vende unos cuantos kilos de cocaína para poder mantener su candidatura.

Y siendo esto así, “no me haga fiesta, compadre”.

No podemos llamarle fiesta a un disparate electoral que se monta cada cuatro años en el país, para que sigamos viendo las mismas caras en los puestos públicos, muchas veces sin las calidades para desempeñar los mismos y tener que soportarlos por cuatro años, haciendo “diabluras” y quién sabe por cuánto tiempo.

Así es que, dejémosnos de vainas y no confundamos aquello con la vaselina. Así es, pues, que iré como un idiota más a la fiesta de pasado mañana, pero no bailaré el son que me quieran tocar….

Comments

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario