ASÍ SE SALVÓ EN «TABLITA» EL DR. TANCREDO de Chapita Trujillo…

NUESTRA HISTORIA RECIENTE.- NOTA: Este artículo fue escrito en la Revista Ahora en su edición 09 del 15 de mayo del año 1962 y publicado en la revista Historia Dominicana en Gráficas. OIGA PODCAST Y VIDEO AQUÍ..

En la mañana del lunes 23 de septiembre del año 1957 fue agredido a balazos en la ciudad de México el doctor Tancredo Martínez García.

El doctor Martínez se encontraba asilado en la ciudad de los Palacios y se había caracterizado como uno de los más encarnizados luchadores dominicanos contra la tiranía trujillista.

El doctor Martínez fue agredido a balazos cuando llegaba a la puerta de la entidad comercial Propaganda Continental, S.A., donde desempeñaba el importante cargo de jefe de personal.

Trujillo había preparado el atentado contra Martínez secundado por dos de las figuras más trágicas en la mafia criminal de Latinoamérica, Johnny Abbes García y Policarpo Soler.

Policarpo, días antes del atentado se había reunido con un grupo de pistoleros cubanos en el Café DoBrasil donde se ultimaron los preparativos, no sin antes recibir la aceptación de Abbes García.

El agresor del doctor Martínez era nada menos que Ricardo Bonachea León, un gánster cubano con una larga hoja de asesinatos que vino al país con aquella tripa de maleantes dirigida por el tristemente célebre Policarpo Soler. Bonachea recibió por conducto de Johnny Abbes la suma de 20 mil pesos y un pasaporte falsificado para entrar en territorio mexicano.

Relata el doctor Tancredo Martínez, que días antes del atentado se dirigía a sus oficinas acompañado del señor Miguel A. Velázqauez, otro dominicano asilado y que al entrar al edificio, Velázquez saludó a un señor que por actitud parece esperaba a alguien. Martínez a Velázquez que quién era el tipo, a lo que contestó su compañero: es un cubanito. Y esa fue luego la clave para identificar a su agresor.

La agresión…

El doctor Martínez llegó como de costumbre a las nueve y minutos a su oficina. Bonachea de León que le esperaba en la escalera del edificio le dijo que tenía una carta para él del general Juan Rodríguez. El doctor Martínez comenzó a leer la supuesta carta de su compatriota y luego se supo que la persona que le hizo los disparos, fue el cubanito que saludó tres días antes a Velázquez.

Entrevistado Velázquez por las autoridades mexicana dio el nombre y las generales del agresor. Velázquez aportó además una fotografía de Bonachea que había obtenido de un policía amigo que trabajaba en la Federal. El cubano, según pudo saberse luego, estaba fichado en los archivos de la policía mexicana.

LA FUGA…

Bonachea con su pasaporte falso pudo cruzar la frontera y entrar en Guatemala el día 28 de septiembre. De allí, cruzó a Honduras donde recibió órdenes de Johnny Abbes García para matar al presidente electo de dicho país Villeda Morales. Bonachea intentó en tres oportunidades de despachar a Villeda pero en esas ocasiones el presidente hondureño iba con fuerte escolta y el cubano no se atrevió a disparar por temor a ser apresado.

En enero 25 del 1958 Bonachea lanzó una granada dentro del Bar W en ciudad de Guatemala matando al dueño del establecimiento y a una mesera.

Cuando fue apresado dio por domicilio la embajada dominicana. En el presidio, con dinero que le enviaba Trujillo por intermedio del embajador criollo en Guatemala, logró sobornar al jefe de la prisión que lo puso en una maniobra hábil, en la frontera con México. Se dice, que la suma objeto del soborno, alcanzó a 25 mil pesos.

Colofón…

Así trabajaba Trujillo con sus pistoleros desparramados por toda Latinoamérica. Otra página de dolor en su sangrienta y larga satrapía.

El doctor Tancredo Martínez fue salvado gracias a la intervención eficiente de uno de los mejores cirujanos mexicanos. Martínez es hoy el mismo luchador vanguardista de siempre. Trujillo y Policarpo, sencillamente ánimas del purgatorio y Johnny Abbes García dentro del cerco donde lo ha colocado el destino. Un día de estos, no lo duden, la espada de la justicia caerá fulminante sobre su humanidad execrable. FUENTE: Revista Ahora. Edición No. 09 del 15 de mayo del año 1962.

 

 

 

 

 

Comments

Powered by Facebook Comments

Leave a Reply