CONOZCAMOS MÁS A HAITI; Ya basta de indiferencia…

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- En la sección «Opinión » de la agencia Bloomberg apareció este fin de semana un artículo de Noah Smith que ha llamado la atención. Bajo el título «Haití puede reconstruir su economía. Así es cómo», el columnista Noah Smith, que fue profesor asistente de finanzas en la Universidad de Stony Brook, advierte que Haití «está nuevamente en peligro de caer en el caos político», pero puede dar un vuelco si llega a copiar a República Dominicana y a Jamaica.

«Lo que necesita es centrarse en el crecimiento económico y, para ello, Haití debería copiar a sus vecinos más exitosos como Jamaica y República Dominicana» y empezar por dejar atrás algo que no cambia desde 1950: «El nivel de vida de Haití no ha aumentado en absoluto» en 61 años.

Antes de eso, en 1950, Haití estaba a la par de Jamaica y República Dominicana. En 2018, era menos de un tercio de la riqueza que la primera y menos de una sexta parte de la riqueza que la segunda, dice Noah Smith en sus cuentas.

Es decir, Haití se alza como «uno de los fracasos económicos más espectaculares del mundo moderno», añade el editorialista, lo que otros podrán cuestionar y asegurar que en esto «Venezuela no es superado por ningún otro país».

La pregunta, «¿Por qué Haití es tan pobre?» es interesante y complejo, enraizado en la historia y la política. Pero en lugar de centrarse en el pasado, los haitianos deberían preguntarse: «¿Qué hará que Haití sea menos pobre?» Las respuestas probables son el turismo y una mejor agricultura.

La mayoría de los países insulares del Caribe prosperan gracias al turismo. Para Jamaica, la contribución total de la industria se estima en 31% del PIB. Incluso para la República Dominicana, con una mezcla industrial bien diversificada de manufactura y servicios, el turismo sostiene aproximadamente el 16,3% de la economía. Las islas del Caribe son lugares soleados rodeados de hermosas y cálidas aguas, un lugar perfecto para unas vacaciones.

Pero hasta ahora, Haití solo ha logrado sacar poco provecho de esta ventaja; muy poco. La única atracción turística real es el puerto de Labadee, que es arrendado por una compañía de cruceros y está cercado del resto de la nación. La principal razón por la que los turistas no visitan las hermosas playas de Haití es el miedo. Aunque la tasa de homicidios del país no suele ser tan alta, tiende a aumentar enormemente durante los frecuentes períodos de inestabilidad política. Haití también se ha convertido en un epicentro del secuestro.

El problema de seguridad en Haití probablemente no pueda comenzar a resolverse hasta que los ciudadanos puedan ganar un poco de movilidad ascendente. Por ahora, el país debería enfocarse en crear pequeños oasis de seguridad donde los turistas puedan estar seguros de que no serán secuestrados ni robados.

Este enfoque ha sido utilizado por varios otros países como México para mantener el turismo incluso durante los espasmos de violencia en todo el país.

Y así es como la República Dominicana y Jamaica tienen industrias turísticas exitosas a pesar de sus propias altas tasas de criminalidad.

Haití debería concentrar las fuerzas de seguridad cerca de estos enclaves de playa y construir infraestructura para restringir el acceso, como en Labadee.

Haití también puede construir uno o dos aeropuertos cerca de los centros turísticos. Debido a que la infraestructura es costosa, esto y los hoteles y otros edificios en los complejos turísticos actuales requerirán financiamiento externo. Por tanto, Haití debe asegurarse de ofrecer promesas de derechos de propiedad estables a los inversores extranjeros. Esos derechos de propiedad también influirán positivamente en la gobernanza del país, porque eventualmente permitirán una cultura empresarial.

Extranjeros ignoran a casi todos los lugareños.

Las relaciones sociales generadas por la excavación de secciones de la costa del país para el turismo serán feas de alguna manera: los extranjeros ricos que vienen a visitar las playas más hermosas de Haití ignoran a casi todos los lugareños, excepto a las personas que trabajan en sus hoteles. Pero ahora mismo el crecimiento económico tiene prioridad.

Haití también necesita mejorar su productividad agrícola. La agricultura todavía representa aproximadamente la mitad de la economía del país.

Programas como la Iniciativa de Desarrollo Económico Rural de Jamaica han tenido éxito en mejorar el rendimiento de los cultivos y los ingresos rurales.

El aumento de los rendimientos también puede evitar la necesidad de aumentar la superficie cultivada (que causa la pérdida de suelo), y la modernización de las pequeñas granjas puede ayudar a hacerlas más robustas frente a los frecuentes desastres naturales de la isla.

Finalmente, Haití podría considerar convertirse en un paraíso fiscal. Muchas islas pequeñas del Caribe, como las Bermudas y las Caimán, han logrado que empresas extranjeras instalen oficinas allí o compren propiedades inmobiliarias locales al ofrecer tasas impositivas corporativas extremadamente bajas.

Esto último es un truco barato, por supuesto, y ayuda a las empresas del mundo rico a eludir sus impuestos. Pero aportaría algo de dinero muy necesario y podría ayudar a desarrollar un hábito nacional de proteger los derechos de propiedad. Esta estrategia también requeriría la creación de enclaves de seguridad para los extranjeros.

El turismo, la productividad agrícola y la condición de paraíso fiscal son iniciativas modestas. No transformarán Haití en una historia de éxito como la República Dominicana de la noche a la mañana. Pero son iniciativas factibles, porque no requieren arreglar todo el país de una vez, solo crear bolsas de seguridad para generar algo de prosperidad que pueda comenzar a ayudar a sacar a los haitianos normales de la pobreza extrema, iniciando un círculo virtuoso de estabilidad política. y crecimiento.

Acuerdo comercial ampliado con Haití, como el de RD.

La diáspora haitiana y las agencias de ayuda internacional deberían concentrar su gasto en crear bolsas de crecimiento. Estados Unidos podría brindar un impulso adicional al establecer un acuerdo comercial ampliado con Haití similar al que tiene con la República Dominicana. De hecho, muchas naciones deberían hacer lo mismo, ya que un Haití inestable no beneficia a nadie.

Haití no se arreglará mañana ni pasado mañana. Pero cuando estás en el fondo, la única forma de avanzar es hacia arriba. El crecimiento tiene que empezar en alguna parte.

Comments

Powered by Facebook Comments