FUI POLICÍA Y QUÉEE? 1/2….

SANTO DOMINGO, RD.- POR RAFAEL ENCARNACIÓN.- Fui policía y quéee? Ya he dicho en escritos anteriores que lo menos que tenía en mi proyecto de vida era ser miembro de alguna institución armada del país.
IOGA PODCAST Y VIDEO AQUI..

Pues, en aquellos años 70´s, los jóvenes que estudiábamos en liceos públicos, y que teníamos algunas inquietudes, sea intelectuales o políticas, los más avanzados en edad y en los cursos, nos enseñaban que en esas instituciones se aposentaba lo peor de la República, y que todo lo mejor y «más puro» lo representaban los grupos políticos, principalmente los de orientación «revolucionaria», a las cuales debía adherirse todo joven con las cualidades antes dichas, y dentro de quienes, quizás uno creía contarse.

Pasados los años, y aquellos jóvenes, que era gente valiosa, soñadora, y que a su vez había sido conquistada y adoctrinada, fueron terminando su ciclo de estudios, nuestra generación fue asumiendo sus puestos en el andamio de la vida.

Circunstancias que no viene al caso explicar me hicieron retrasarse un año, en aquellos tiempos de todo tipo de dificultades, pero, aunque fueron obstáculos nunca me vencieron en la meta de ser alguien en la vida.

Terminado el bachillerato, los que tenían más posibilidades salieron de inmediato a las universidades, principalmente a la Autónoma de Santo Domingo, mientras otros terminaron perdidos en el alcohol y otros vicios.

Como campesino, no tenía otro camino que hacer algunos emprendimientos en la dura tarea de trabajar la tierra, de lo cual ni me avergüenzo ni me arrepiento, pero que en las condiciones que se daban en mi lar nativo era y es hoy en día insostenible, pues aún no ha habido ninguna atención estatal para mi Carrera de Higüero, que llevo en el recuerdo, pero que ya no existe.

Es así como, en 1982, un 17 de julio, efectivo de 1 de agosto, me alisté en la Policía Nacional de, en la A, compañía, del departamento de Operaciones Especiales, localizado en el sector de Manoguayabo, entonces del Distrito Nacional.

Ya he ponderado a los hombres responsables de la formación de los reclutas por esos años en esa escuela que allí funcionaba. Vale ponderar de nuevo la rectitud, honestidad e inteligencia de quien era el encargado de instrucciones y que en los años subsiguientes sería Jefe de la Policía Nacional y luego transferido al Ejército Nacional, donde haría la segunda face de su destacada y dilatada carrera policial y militar, me refiero al entonces Capitán y hoy mayor general de honroso retiro Dr. Rafael del Socorro Payamps, P.N.

Ha pasado mucho tiempo desde aquellos días a esta parte, muchas las vicisitudes sufridas, las satisfacciones alcanzadas, las experiencias vividas, las personas, buenas y malas conocidas, los amigos que han llegado, algunos quedan, otros se han perdido por diferentes motivos, pero gracias a Dios, hoy seguimos vivos, en satisfactorio retiro y con el mismo deseo de seguir sirviendo.

No estoy en lista de nadie, aunque mucha gente buena se ha ofrecido para dar la mano en algún momento de aprietos. A muy pocos algún día le recibí algún presente, generalmente libros, que ya mis hijos tienen claras instrucciones entregar a las bibliotecas de la Policía Nacional, si me llega lo inevitable de manera abrupta, sin que yo lo haya realizado, pero mi gratitud eterna a quienes alguna vez me sacaron de un apuro, que los hay, y que nada me impide decirlo, sin contradecirme. Toda esta introducción, pesada y necia viene al caso, porque muchas personas, que valoren nuestro medio escribir, y que yo llamaría estropear el idioma de Cervantes, de nuestro Pedro Henríquez Ureña, del colombiano Gabriel García Márquez y de tantos grandes de las letras de nuestro castellano hablar, para que haga un trabajo dando mi punto de vista sobre la institución, responsable del más noble servicio público, que yo solo colocaría después de la medicina y la educación, que es el de salvaguardar la seguridad de los ciudadanos de un país.

Continúa.

El articulista es abogado, Lic. En Ciencias políticas, periodista

y Gral. de Brigada ® PN

Comments

Comenta aquí

Powered by Facebook Comments