¿QUEMÓ O NO CANDELIER, LOS BURROS AQUELLOS? Esa es la historia…

SANTO DO,INGO, RD.- La quema de burros aquellas de las cuales se acusó a Pedro de Jesús Candelier en tiempos de Balaguer, como que no quedó bien aclarado. Se dijo a la sazón, que realmente lo que sí se quemaron fueron unos bancos de madera en los cuales se colocaba la leña o palos con los que luego se hacía el carbón y a dichos bancos les decían burros. OIGA PODCAST Y VÍDEO AQUÍ …

Pero también, hubo quienes afirmaron que sí era cierto que Candelier y su tropa, en nombre de la ley, habían echado gasolina a los burros, (animales), y le prendieron fuego.

Oigamos, pues, la lista de funciones que, en esos años, ocupó el mayor general retirado, Pedro de Jesús Candelier, quien saliera a la palestra en estos días, en virtud de que ha sido nombrado como asesor en materia de seguridad pública, en la alcaldía de Villa Mella o Santo Domingo Norte.

En la lista de funciones que ha ocupado el ex militar, se incluyen director nacional de Parques, director general Forestal, en el último período del fallecido líder reformista, y subidrector normativo de tránsito de la Autoridad Metropolitana de Tránsito (Amet), hoy Dirección General de Seguridad de Tránsito Terrestre (Digesett).

También se desempeñó como jefe de la Policía Nacional en el último año del primer gobierno del expresidente Leonel Fernández y en la gestión completa de Hipólito Mejía del 2000 al 2004.

En el 2008 fue candidato a la presidencia por el Partido Acción Popular, el cual fue reconocido por la Junta Central Electoral en octubre del 2007. Luego de participar en esos comicios, la organización partidista perdió personería jurídica por solo lograr 6,118 votos, 0.15 % de los 2 millones 199,734 votos que se emitieron en ese proceso.

La fama de “mano dura” de Candelier empezó desde la Dirección General de Parques y Forestal, designado por Balaguer, mandatario que respondió el 22 de noviembre de 1990 a las denuncias de abusos cometidos por el funcionario, que en ese entonces era coronel del Ejército, de la siguiente manera.

«Yo estoy consciente de que el director de Foresta, el coronel Candelier, se excede muchas veces. Es decir, es tanto su celo por el cumplimiento de la ley y por la defensa de nuestras reservas forestales que muchas veces cumple las disposiciones de una forma demasiado drástica.  A veces procede hasta como un ser primitivo», publica la revista Rumbo, en su número 356, del 27 de noviembre del 2000.

Entre los excesos que se le atribuye está el apresamiento de campesinos de la Loma El Curro, de Azua, a los que “ató algunos de ellos con alambres de púas – según testimonios de los afectados- y los obligó a abandonar las montañas”, detalla en su reportaje la mencionada revista de investigación. A Candelier también se le señala la supuesta quema de un burro que era usado para transportar carbón en Neiba.

Severamente cuestionado por ejecuciones extrajudiciales.

Candelier fue severamente criticado por organismos de derechos humanos internacionales y locales por ser uno de los jefes de la Policía con más muertos de civiles en los llamados “intercambios de disparos”.

En un informe publicado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, con datos desde el año 1997 hasta agosto del 2012, revela que en ese período murieron a manos de la Policía Nacional 4,069 hombres, mujeres y menores de edad.

De esa cantidad, 880 personas cayeron abatidas durante la jefatura del polémico mallor general retirado, aunque no es el que posee el mallor número de decesos que son consideradas como ejecuciones extrajudiciales.

En el año 2000 eran frecuentes también las torturas en los cuarteles policiales.

Los reiterados abatidos a manos de miembros de la uniformada hicieron que el Gobierno estadounidense suspendiera en mayo del 2000 una ayuda económica de casi un millón de dólares que hacía a la Policía Nacional para su capacitación.

“Seguimos enterándonos de cientos de muertes en las cuales están involucrados miembros de la Policía y por esa razón hemos puesto término a los fondos que se estaban suministrando para los programas de la Policía en el país”, declaró a la prensa el embajador estadounidense en República Dominicana, Charles T. Mannat, confirmando una información a medios internacionales del Departamento de Justicia de Washington.

Medidas positivas.

El 3 de julio de 2000, Pedro de Jesús Candelier anunció la suspensión de las redadas policiales que ponían en zozobra a los jóvenes cuando salían a las calles, los que eran subidos a las unidades de esa institución sin ninguna acusación luego de ser interceptados de “sorpresa”.

En marzo de ese mismo año había revocado “decenas de ascensos” que había emitido el mes antes el expresidente Fernández porque no se respetó el escalafón y dijo que su decisión contó con el apoyo del mandatario.

Candelier advirtió a los ascendidos que debían de abstenerse de utilizar las nuevas insignias y criticó que sectores de poder gestionaran esas promociones en base a “a cartas y tarjetas”.

Según el desaparecido diario El Siglo, del 6 de marzo, la revocación de los ascensos fue también respaldada por el consultor jurídico del Poder Ejecutivo, Abel Rodríguez del Orbe, “quien rechazó que sea una actitud de rebeldía a disposiciones del jefe de Estado.

Con la aseveración y respuesta dada por el licenciado Balaguer acerca de Candelier y su celo excesivo de hacer cumplir la ley, ha de pensarse que, él también creyó en la quema del burro.

Ahora, haga usted su comentario.

 

 

Comments

Comenta aquí

Powered by Facebook Comments