NO SE LLEVARON LOS TUCANOS porque Dios es grande…

Los equipos forman parte de un sistema de antenas de radares tridimensionales para brindar apoyo a las operaciones antinarcóticas de los aviones Super Tucano. El Consorcio Heaven Peralta Alta (Cohpe) estimó en RD$ 8 millones 400 mil el costo de los equipos para radares militares desmantelados y sustraídos de la Base Aérea de San Isidro, ubicada en el Municipio Santo Domingo Este, de la Provincia Santo Domingo.

Los equipos forman parte de un sistema de antenas de radares tridimensionales para brindar apoyo a las operaciones antinarcóticas de los aviones Super Tucano.

La empresa, responsables de adquirir, instalar y poner en funcionamiento dos radares militares y un Centro de Mando, Control y Comunicaciones, confirmó que una de dos plantas eléctricas y el sistema central de aire acondicionado fueron desmantelados y desaparecidos en administraciones anteriores.

En una actualización del inventario a los equipos y tecnología realizado por oficiales de la Fuerza Aérea de la República Dominicana (FARD) y representantes del Consorcio Cohpe, reafirmaron que una de dos plantas electicas de 350 kilos,  facturada en 50 mil dólares (RD$ 2 millones 800 a la tasa actual del dólar) y las unidades del sistema de aire acondicionado, estimado en US$100.000 (RD$ 5 millones 600 mil), habían desaparecido.

Las dos plantas fueron compradas para suministrar energía permanente y estable al sistema de radares, debido a que el suministro eléctrico de la CDEEE en la base aérea es inestable, afirma la empresa suplidora.

Hasta este viernes, 16 de junio, el Ministerio de Defensa (MIDE) y la Fuerza Aérea de la República Dominicana no se han referido a la denuncia grave que pudiera involucrar a altos oficiales, activos y retirados,  de pasadas administraciones.

Entre diciembre de 2012 y febrero de 2013, la empresa Cohpe entregó a la FARD 21 cajas conteniendo los equipos del C-3 ( Centro de Mando, Control y Comunicaciones), un radar de mediano alcance 2106 ATAR y todos los equipos tecnológicos y pantallas necesarios para operar el C-3.

Estos equipos, incluyendo la planta desaparecida, se encontraban almacenados en un depósito de la Intendencia de Abastecimientos de la Fuerza Aérea, una zona de acceso restringido.

Mientras, el sistema central de aire acondicionados estaba instalado en el edificio donde operará el Control de Mando, Control y Comunicaciones de las antenas-radares.

La tecnología adquiridos en Israel tienen una inversión inicial de 27.5 millones de dólares, pero no fueron   instalados porque, supuestamente, sectores de la copúlamela militar y funcionarios de la administración de Danilo Medina habían torpedeado financieramente el proyecto.

La plataforma de radares tridimensionales daría apoyo a los aviones de la FARD para la seguridad y vigilancia del Espacio Aéreo nacional, especialmente en detectar,  interceptar y perseguir aeronaves del narcotráfico transnacional procedente de Centro y Sudamérica, principalmente

 

 

Comments

Powered by Facebook Comments